Seleccionar página

CASSETTE Nº 2

LADO A  

— ALFA Y OMEGA: Crean o no crean que yo hablo con el Padre; yo vivo igual la maravillosa experiencia; igual; incluso a uno le dije —uno que siempre me polemizaba—, yo le dije: Perdóneme hermano, pero yo no tengo tiempo de atenderlo —le dije—, ¿no se mandó que primero estaba lo de Dios?; mi tiempo está dedicado al dictado que me dicta el Padre; y ahí quedó el que trataba de buscarme discusión; que no hay tiempo para atenderlo; con este trabajo no hay tiempo; así que a mí, me hacen mella los burlescos; porque en el mundo hay de todo, pero las pagan delante de Dios; me hacen mella; no me hacen daño.

— Hermano: Dígame hermano, ¿y qué opinión tiene usted del papa? 

— ALFA Y OMEGA: El papa, —dice el Padre—, es una extraña forma de fe faraónica; por eso es que tiene tronos, anillos y esto… porque su Hijo no usaba eso, los apóstoles tampoco… y a ningún apóstol… le llamaron papa; a nadie. 

— Hermano: Es que en esa época, digamos, no conocían… el oro, la joya… 

— ALFA Y OMEGA: Justamente, el papa —dice el Padre—, es producto de un sistema de vida materialista; porque es una manera extraña de enseñar la humildad mediante el lujo; eso se juzga en el Juicio; la sencillez, lo natural, se queja contra los espíritus que fueron papas; porque la despreciaron; el espíritu pidió la sencillez ante Dios; pidió la ley natural; no pidió lo artificial; lo artificial divide el fruto, porque lo artificial es efímero; lo natural es eterno; y —dice el Padre—: Es más fácil que entre al Reino de Dios, uno que practicó las leyes sencillas de las leyes naturales, a uno que practicó lo artificial; lo artificial es efímero, lo artificial dura mientras dura el sistema de vida; lo natural va de planeta en planeta; y ellos están en el error de lo artificial; porque —dice el Padre—: Ni el mismo papa como espíritu, pidió la vestimenta, pidió el trono; no lo pidió; pidió leyes naturales, pidió la sencillez; se olvidó de la prueba de la vida, cayó; lo mismo —dice el Padre—, de los llamados reyes de la Tierra; la prueba de los espíritus reyes y de la llamada nobleza que surgió en el mundo del oro, consistía en rechazar ser rey; y ser humilde; porque no se puede servir a dos señores; ningún llamado rey, ningún noble —como se llamaron—, entra al Reino de los Cielos; la prueba de la vida consistía en no serlo; porque todos sabían que sólo existe un Rey de reyes: El Eterno, que da y quita la vida, y no hay más; los reyes, —dice el Padre—, es la máxima expresión de la soberbia y el orgullo, y la vanidad; es más fácil que entre un sencillo y humilde de corazón, a que entre un rey al Reino de Dios. 

— Hermano: Hermano, a esto… no es… ninguna religión ¿no es cierto?, ¿cómo se le podría llamar?: ¿una secta?

— ALFA Y OMEGA: ¿Cuál?

— Hermano: A la que pertenecen

— ALFA Y OMEGA: ¿Quién?

— Hermano: Ustedes

— ALFA Y OMEGA: Yo no pertenezco a nada; soy solo; esto se llama Revelación.

— Hermano: No, está bien, pero usted… los hermanos…

— Hermana: No, el hermano no pertenece a nuestro grupo, él es muy… él solamente trata de la Revelación, nada más.

— ALFA Y OMEGA: Yo sigo instrucciones del Padre, y prueba a todos los que salen a mi camino, los prueba; siempre será así y se extiende igual; la Revelación, —dice el Padre— transforma.

— Hermano: No, pero cuando se reúnen en grupo, ahí…

— Hermana: No, pero él no está ahí…

— Hermano: ¡Ah, no está ahí!

— Hermana: No está, compadre Cirilo… no, no está; nosotros tenemos…

— Hermano: No, como le veo ahí el distintivo; lo veo también a… usar a Jorge…

— Hermana: Claro… nosotros… llevamos porque él nos ha indicado que eso es… también, parte del Evangelio ¿no?

— Hermano: Entonces, ya pertenece pues ¿no?

— Hermana: Sí, claro… ¡noo!

— ALFA Y OMEGA: No, aquí hay una cosa. 

— Hermana: No, pero nosotros pertenecemos a su… como se llama… a sus ideales; porque el Corderito, la Cruz, está en el Evangelio… ya; entonces usted nos explicó, que también por llevar eso teníamos puntos ganados.

— ALFA Y OMEGA: Puntaje de símbolo del Evangelio se llama; el Padre dice: Es más fácil que quede en la Tierra símbolos del Evangelio, a que queden símbolos que no son del Evangelio; los talismanes, las figuras, cuanto hay; había que saber elegir los símbolos en la vida; el que le dio preferencia a lo de Dios, tiene puntaje de preferencia a lo de Dios; el que prefirió a lo de los hombres, tiene puntaje de los hombres; pero eso es microscópico, chiquito. 

Yo asisto a esto porque el Padre me ordena, pero no en el sentido de formar grupos; esto se extiende por libros y se traduce a todos los idiomas por libros; el conocimiento…

— Hermano: Osea que el Padre le ha ordenado que venga acá, a este grupo.

— ALFA Y OMEGA: Me ordenó venir a la casa, acá.

— Hermano: Ya.

— ALFA Y OMEGA: Pero no pensando en grupo, porque aquí el Padre no obliga a nadie; aquí el que creyó, creyó; tenían toda la vida para comprender a Dios por el Evangelio; la Revelación no viene a imponer como hacen los hombres con sus formas de fe.

— Hermano: Pero acá, los hombres, digamos, eh… perteneciendo a una religión, tanto a una como a otra, todos creen en Dios.

— ALFA Y OMEGA: Sí, pero son hombres que esperan Juicio de parte de Dios; la sorpresa es ahora: ¿Cómo aparece el Juicio?

— Hermano: Como le digo, todos creen en Dios ¿no?

— ALFA Y OMEGA: Sí, entonces aquí está ocurriendo un fenómeno que usted, aún no lo profundiza, no capta; hay otros que captan más que otros; porque en el mundo hay de todo, hay niveles; lo que se le escapa a uno, no se le escapa al otro; y lo que se le escapó a ese que era avanzado, no se le escapó al otro que era más avanzado; por ejemplo: Si una persona se cerciora esto y fuera profundo, la persona dice: Vaya, vaya, una cosa que no tiene límites, claro que invade todo, porque no tiene límites… profundamente; y así como le hace poder el Padre explicar las cosas, le puede dar también otros poderes porque es infinito; vaya, vaya, ¿Va comprendiendo?; y el profundo empieza a sacar consecuencias; esto trae una revolución entonces; esto va a las ideas mentales de todos… hay seres que analizan las cosas por encima nomás.

— Hermano: No, pero en realidad… claro, habría que analizar ¿no?, pero ya en el momento que usted dice que es infinito…

— ALFA Y OMEGA: Que ni yo sé dónde termina esto.

— Hermano: Porque prácticamente ahí, usted corta la conversación, digamos ¿no?; es como si yo le preguntara a un padre, a un sacerdote, una cosa que no me puede responder; me dice: bueno, es un misterio.

— ALFA Y OMEGA: Sí, pero el padre, ahí en ese caso no lo demuestra; aquí se demuestra; el Padre explica en su infinito, el origen de todos los elementos sin excepción; ¿comprende por qué no tiene límites?; empieza a explicar el origen de los océanos, el origen de la molécula, el origen de la vida humana, el origen de los vientos, las aguas, el sol, la gravedad, el planeta; el origen de las virtudes, las pasiones, las sensaciones, el cabello, la respiración… todo; y después de que termina con el planeta, pasa a otros, no tiene límites.

— Hermano: Bueno todo esto vino a raíz del Corderito, en que lo veo también puesto ahí, a mi ahijado y a Pepe.

— ALFA Y OMEGA: Ellos se lo colocaron, por determinación de ellos.

— Hermano: Ya, pero osea quiere decir que los padres, desde chico ya le están inculcando a ésta, a ésta… me dice usted que no es religión, ¿cómo, cómo lo podría llamar?

— ALFA Y OMEGA: Evangelio… Revelación.

— Hermano: Sí, pero le están inculcando desde chico.

— ALFA Y OMEGA: Sí, pero hay una cosa, que las formas de fe nunca debieron ser impuestas. 

— Hermano: No deben ser impuestas.

— ALFA Y OMEGA: Porque libre albedrío tiene el conocimiento delante de Dios; como tiene el espíritu; los que impusieron formas de fe, tienen Juicio de parte de Dios; las llamadas religiones tienen Juicio; ellas hasta persiguieron y mataron por imponer la fe… inquisición.

— Hermano: Casualmente, eso es lo que yo decía.

— ALFA Y OMEGA: Eso se paga ante Dios, en el Juicio; se paga por moléculas; toda molécula de carne asesinada, que son trillones, se paga de una por una; una molécula tiene un libre albedrío diferente de la otra molécula, como lo tiene uno; ese es el Juicio por sobre todas las cosas.

— Hermano: A eso vino mi pregunta anterior, de que a uno lo bautizaban de chico ¿no?, y lo obligaban a seguir una religión; él crecía, se daba cuenta y rechazaba esa religión que había escogido de chico.

— ALFA Y OMEGA: Justamente, usted tocó un tema que se llama: El llorar y crujir de dientes de las familias en la prueba de la vida; porque —dice el Padre—: Y llega un momento hijo, en que los hijos maldecirán a sus padres, y los padres a sus padres; porque todos los errores de los padres se lo transmitieron a los hijos; por lo general el padre no se sabía todo el Evangelio —primer error—, él no sabía nada; no sabía así y así, escuchó de lejano nomás; era una fe sin ilustración; los padres trasmitieron la ignorancia a los hijos, y los hijos cuando se casan y tienen familia, le transmiten lo mismo: la herencia; esa herencia, en el Juicio de Dios no recibe puntaje; porque está totalmente dividida.

— Hermano: Osea lo que está haciendo acá, en este caso Antonio… ¿está bien o está mal?

— ALFA Y OMEGA: Está bien, porque él está juntando puntaje como individuo.

— Hermano: No, ¿pero está bien?

— ALFA Y OMEGA: La búsqueda individual, esa no divide a nadie; si usted busca por su cuenta, tiene puntaje de búsqueda; completito, segundo por segundo, letra por letra; eso va para todos.

— Hermano: El puntaje sería en mayores y no en menores.

— ALFA Y OMEGA: Depende, depende del tiempo que le dedique la criatura; a mayor tiempo, mayor puntaje, porque mayor número de segundos…

— Hermano: Hermano, y si la criatura nace y renuncia.

— ALFA Y OMEGA: Eso ya es determinación de la criatura.

— Hermano: De la criatura, claro.

— ALFA Y OMEGA: Porque sucede que… y esto usted sabe y todo el mundo lo sabe en su mayoría; cuando la criatura va creciendo y va conociendo la vida; se va dando cuenta que sus padres le enseñaron muchos errores, muchas verdades y muchos errores; muchos dicen: ¿Por qué mi padre no me enseñó todo el Evangelio?, porque dice que lo de Dios está por sobre todas las cosas; ¡vaya que tremenda oportunidad!, ¿por qué no lo haría?; yo soy ignorante porque mi padre me enseñó esta forma de fe; pero nunca me dijo: hijo, apréndete el Evangelio de memoria mientras vivas… ¡nunca!; sabiendo que lo de Dios estaba por sobre todas las cosas; —dice el Padre—: Más vale decirle a los hijos las cosas como son; y si el hijo ahora, no hace caso, en el Juicio el padre se lava las manos; pero el padre que no le dijo nada de lo de Dios… ¡Ayayay!; porque hay hijos que se les dice y no entienden, pero se les dice; pero la mayoría, no aconsejaron a los hijos lo que tenían que hacer en la vida; lindo es escuchar a un padre que le diga a su hijo: —hijo, mientras vivas, léete el Evangelio de Dios mientras vivas, y no lo abandones jamás; porque lo de Él está primero—; ¡Qué sencillo y qué consejo!

— Hermano: Pero ese Evangelio también le puede decir, uno de la religión cristiana.

— ALFA Y OMEGA: Precisamente, si los padres no supieron escoger el camino de la fe verdadera; no buscaron con profundidad, le transmitieron al hijo lo imperfecto; entonces ¿qué pasó?, que a través de los siglos se fue transmitiendo una forma de fe, que se consideró legalizada; legal, en circunstancia —dice el Padre Jehova— que nunca lo fue; por eso se escribió: Ciegos guías de ciegos; esto va para los padres de familia y para los religiosos; todos los errores de ellos mismos, se lo transmitieron a los hijos de generación en generación; eso se llama… significa: ciegos guías de ciegos… no veían.

— Hermano: Pero los Evangelios, son únicos.

— ALFA Y OMEGA: Son únicos, el Evangelio —dice el Padre—, había que traducirlo en forma individual; porque de eso se rinde cuenta a Dios; el individuo, la criatura, el espíritu y el Eterno; aquí no hay defensa… de que la iglesia, de que el curita… ¡no!; la obra es —dice el Padre—, de uno por uno; de lo que hizo uno mentalmente idea por idea; entonces cada uno es juzgado según la interpretación que le dio al Evangelio, según su entendimiento; el que leyó el Evangelio en la vida —dice el Padre— mil veces, cada letra del Evangelio se multiplica por mil; el que lo leyó una vez, una vez nomás, un punto; si lo leyó cincuenta mil veces, se multiplica cincuenta mil veces; porque la letra habla delante de Dios en sus leyes de letra, y la letra defiende al espíritu que se interesó por ella, como filosofía de letra; y la letra aboga ante el Creador defendiendo al espíritu; todo habla delante de Dios en el Juicio, porque nada es imposible para Dios.

— Hermana: Hermano, yo digamos, tengo una Biblia, y cuando estaba en el hospital, me dediqué a leer la Biblia ya, pero anteriormente había leído; pero en esta vez encontré, digamos, de que había muchas venganzas, muchas matanzas, ya; inclusive hasta Dios decía que guiaba a su pueblo ¿no?… de Israel y todo eso; pero no me gustó eso de venganza, ¿por qué es eso?

— ALFA Y OMEGA: Yo endenantes le dije, que a Dios se pide lo más absurdo, lo más ridículo, lo más hermoso, lo increíble, lo misterioso… bueno, todo lo imaginable se pide a Dios; los espíritus le dicen al Creador: Padre Eterno, quisiéramos que Tú nos trates con mano dura, si nosotros llegásemos a violar la Ley; ¿qué grado de dureza queréis hijos?; —le dice el Eterno—: Bien duro, —no falta el espíritu que le dice ahí: ¡Mátanos Padre!—; pero eso va contra los Mandamientos hijo; pero es que nosotros no conocemos la sensación de tu mano pues; y empieza una polémica, si se quiere el término de tira y afloja; los espíritus en virtud de su libre albedrío espiritual, insisten ante Dios de lo que no conocen; insistir ante Dios es un derecho; los espíritus están eternidades insistiendo, —dice el Padre—: Nacen los planetas, se desarrollan los planetas, perecen los planetas por ley física, y el espíritu sigue al Padre Eterno insistiendo; insistiendo, insistiendo y Él no se aburre; insisten tanto los espíritus que Él le dice: Ya, así sea hijo, escrito sea; y los Padres Solares con rayos magnéticos todo lo escriben… se llaman: Virtudes de los Reinos, se llaman; esas matanzas, la pidieron los espíritus al Eterno, porque Él nada impone; son dolorosas hijo, —dice Él—, muy dolorosas, pero lo pidieron; si el Padre no concede eso, en el Cosmos empiezan los comentarios, en las galaxias, en los planetas: Oye, el Eterno tiene una debilidad, tiene un límite, fíjate que no concedió eso, no pudo; por eternidades no concede eso… no puede; y Él le demuestra que puede.

— Hermano: Hermano, usted dice que los espíritus lo pidieron, y en varias oportunidades también lo he escuchado; dice que pidieron a Él, ¿cómo se comprueba eso?

— ALFA Y OMEGA: ¿De qué?

— Hermano: Ese, ese pedido.

— ALFA Y OMEGA: Muy sencillo, desde el momento en que hay un Juicio pendiente, hay una causa; —dice el Padre—: No hay Juicio sin causa; aquí en la Tierra igual, cuando hay Juicio es porque hay una causa; lo de arriba es igual a lo de abajo; nosotros tenemos Juicio porque pedimos como causa la vida; de lo contrario no habría Juicio porque no habría causa; y note, el Juicio le fue dado por siglos al hombre; se viene transmitiendo en la Escritura en todos los idiomas por siglos, y el hombre nunca cayó en la cuenta, ni meditó de que si el Creador le dio Juicio siglos atrás, es porque el hombre iba a caer pues; los hombres hubieran dicho: ¡Uy, hay un Juicio de parte del Creador, nosotros vamos a caer!; no se preguntaron de la maravillosa oportunidad de haberle adelantado el Juicio; se imagina usted hermano, que el Eterno, en vez de adelantarle el Juicio por siglos, no le dijera nada y que en un instante le dijera: ¡Juicio!, los pilla a todos… sorpresa; muchos dirían: ¡Oye, pero si no avisó, es malo, no avisó nada, nos pilló así a la mala!; cuántos términos emplea el hombre; y el Juicio se le viene avisando por siglos; transmitiéndose de generación en generación; mayor aviso no puede existir; esta es la advertencia más grande de la Palabra viviente salida de Dios: Juicio; el hombre —dice el Padre—, tuvo oportunidad, si hubiese sido más profundo en lo de Él, de eliminar el Juicio; tuvo siglos; —si nos puso un Juicio para el futuro, es que nosotros vamos a violar su ley y vamos a caer; vamos a evitar esto, cambiemos de psicología, saquemos esas leyes para no tener el Juicio—; pero más pudo el egoísmo, que la Luz; de que tuvieron tiempo; ¡vaya que tuvieron tiempo!

— Hermano: Este, hasta ahora yo le venía escuchando, de que cada ejemplo que nos pone de equivocación de la religión, siempre los mete a los sacerdotes de la iglesia cristiana ¿no? 

— ALFA Y OMEGA: Sí. 

— Hermano: Eh… ¿Por qué? … hay algo personal contra ellos, o es que las otras religiones están de acuerdo a lo que debe ser. 

— ALFA Y OMEGA: No, aquí no hay nada personal; hay una cosa muy sencilla: la Iglesia Católica, como psicología religiosa es la más antigua; entonces el Padre —como es la más antigua, la primera que lanzó la primera piedra de división—, la pone primera en la Revelación; las demás también tienen influencia religiosa pero son más recientes, son últimas; cuando salió la Iglesia Católica, a través del tiempo empezaron a salir las otras divisiones… las otras iglesias, divisiones; entonces la Católica, está primera en antigüedad. 

— Hermano: Eh perdón, es decir la primera de acuerdo al Nuevo Testamento ¿no? 

— ALFA Y OMEGA: Sí. 

— Hermano: Anteriormente creo que tenían la sinagoga ¿no?, y otras cosas ¿no?

— ALFA Y OMEGA: Sí, se fue complementando, pero es la más antigua. 

— Hermano: Claro y es lógico, y tiene que servir como ejemplo para…

— ALFA Y OMEGA: Porque —dice el Padre—: Si la iglesia antigua —la Católica—, no hubiese errado el camino, no hubiese violado la ley, no surgen más religiones. 

— Hermano: Eh… ¿Cuál es el error?

— ALFA Y OMEGA: Las religiones surgieron como un desengaño mental de la criatura; —falló la primera, saquemos otra cosa, está equivocada; mira, el Evangelio dice así y mira lo que hacen—, se desengañan. 

— Hermana: Pero… los sacerdotes recomiendan, digamos, ellos son los primeros en decir que lean la Biblia, que se enteren por sí mismos. 

— ALFA Y OMEGA: ¡Ahora, ahora!

— Hermana: Ahora hermana… recién ahora.

— ALFA Y OMEGA: Por siglos la prohibieron, eso se paga ante Dios; porque eso se llama provocar atraso intelectual en las criaturas de Dios.

— Hermana: Osea, ese ha sido el error de ellos. 

— Hermana: Claro.

— ALFA Y OMEGA: Si nadie es absoluto en sus formas de fe; todos tienen libre albedrío ante Dios. 

— Hermano: Claro, es lógico ¿no?, ¿pero es justo de que los actuales paguen por lo que hicieron los anteriores?

— ALFA Y OMEGA: ¡Ah, qué pregunta!; —dice el Padre—: Si fue escrito que cada uno es juzgado por sus obras; el Juicio es por la actuación de cada individuo en la vida; la intención de cada uno, eso se juzga.

— Hermana: Se debería de juzgar a los antiguos, no a los actuales. 

— ALFA Y OMEGA: Los antiguos tienen Juicio de antiguo; los contemporáneos Juicio de contemporáneos; cada uno en lo que hizo mientras vivía; acto por acto, idea por idea; así que nadie puede echarle la culpa al otro. 

— Hermana: Eso digo yo; ahora por ejemplo, los sacerdotes recomiendan… es decir, son los que eh… inclusive hasta reparten las Biblias; dicen: lean ustedes, entérense por sí mismos. 

— ALFA Y OMEGA: Porque ya están viendo…

— Hermano: ¿Cómo sería este caso?

— ALFA Y OMEGA: Están viendo el juego perdido hermana, —permítame la expresión—, ya se están dando cuenta ya; no ve que saben el contenido de las cartas de la Virgen de Fátima; pero —dice el Padre—: Esos son gestos generosos hijo, de una ceguera del último instante, de los últimos tiempos… igual son juzgados; y el Hijo de Dios los trata con una dureza, hermana, terrible; los mismos términos del pasado que están en el Evangelio, los términos como: generación de víboras, hipócritas… igual, exactamente igual; —dice el Padre— Jehova: Son los mismos espíritus del pasado hijo, son los mismos fariseos que pidieron nueva existencia, para conocer nuevo avance en su evolución; los religiosos hijo, los espíritus religiosos, prometieron al Eterno no dividir a nadie; como lo habían hecho en otros planetas, en otras humanidades; dejaron humanidades —dice el Padre—, llenas de confusión, con monumentos raros, extraños, confundiendo a mis hijos; volvieron hacerlo hijo, ya estarán hijo —dice el Padre Jehova—, en mi divina Presencia pidiendo otra oportunidad; porque las oportunidades que pide la criatura a Dios son infinitas; todo espíritu nace de nuevo; pide reencarnación de nuevo, vida nueva, para conocer experiencia nueva; esto se repite hijo en la eternidad; no es la primera vez que ocurre, —dice el Padre—. 

— Hermano: Osea que los llamados santos salidos de la Iglesia Católica, deben ser juzgados igual que sus antepasados. 

— ALFA Y OMEGA: Sí; —dice el Padre—: En un planeta de prueba nunca debieron haber existido santos; porque es planeta de prueba, no es para santos; los mundos de los santos es otra cosa; son mundos angelicales; todo santo se avergüenza cuando la criatura vuelca su fe en ellos; sabiendo que Dios es único; se apenan y hasta lloran; el que creyó en santo en la prueba de la vida, dividió su puntaje de fe hacia Dios; el que creyó en Dios, nada más que en Dios, tiene puntaje de fe completo en Dios; había que saber escoger la fe; el Padre a nadie prohíbe. 

— Hermana: A Dios se adora y a los santos sólo se venera. 

— ALFA Y OMEGA: Sí, a Dios se le adora con el trabajo hermana; el Eterno dice: Nunca le agradó la adoración a Él en imágenes y templos materiales arrodillándose; porque mis criaturas hijo —dice—, no avanzan; por eso le escribió en el Evangelio: No adorarás imágenes ni semejanza, ni templo alguno, —le advirtió—.

— Hermano: Hermano, pero ahí el Señor tiene una imagen también.

— ALFA Y OMEGA: Una imagen. 

— Hermano: ¿No se debe adorar?

— ALFA Y OMEGA: Dice el Padre: Una cosa es tener el recuerdo de un hecho, y otra cosa adorar la cosa; es diferente. 

— Hermano: Pero podría estar solamente como un símbolo nomás.

— Hermano: Permítame; mire hermano, te voy a explicar ya: yo lo… tengo esta imagen, cuando hago mi oración, lo miro y mi mente va más allá, me acuerdo en aquellos momentos… dos mil años atrás cuando nuestro Señor, con amor, con bondad, con dulzura ofrendó su vida para salvación de nosotros —espérate, otra cosa; lo tengo porque está en el Evangelio ya— : la Cruz, Cristo, el mismo Corderito está en el Evangelio de Cristo, y lo tengo como recuerdo; como dice el hermano, no con una alcancía ahí al pie, para que ¿no?, yo les cobre un sol, cinco soles… a todos los que vienen a escuchar la palabra de Dios; no, absolutamente nada… ya; eso es todo hermano. 

— Hermano: Pero tus oraciones Antonio, pueden ser mentales también. 

— Hermano: También, en cualquier sitio, pero sólo que acá, especialmente subo, leo, busco, averiguo, consulto… y también mentalmente lo hago; pero lo cierto… es como un recuerdo, una fotografía; ahora, si tú quieres llevar esa imagen, lo bajo, lo hago polvo; pero lo llevo acá en mi mente también. 

— Hermana: Otra cosa hermano, que la verdadera adoración es mental.

— ALFA Y OMEGA: Sí.

— Hermana: Entonces es la verdadera comunicación, y que siempre ha habido comunicación; antiguamente este… había comunicación con Dios, directa. 

— Hermano: Entonces, por qué dices: delante de una imagen.

— Hermana: ¡Ah!, porque quiere.

— Hermano: Yo quiero pues…

— Hermana: Porque Dios está aquí, en todas partes… 

— Hermano: Yo puedo estar afuera, puedo ir allá y rezar ¿no es cierto?

— ALFA Y OMEGA: Está en todas partes.

— Hermana: Claro, es igual aquí o en la esquina, o acá delante de mi Padre. 

— Hermano: Donde crea que uno esté, ahí está Dios. 

— Hermana: Dios es un espíritu, es infinito.

— Hermana: Cuando ya uno, un poquito supera o conoce el por qué de las cosas ¿no?

— ALFA Y OMEGA: Justamente. 

— Hermana: Hay personas que necesitan una imagen para poderse concentrar. 

— ALFA Y OMEGA: Necesitan un apoyo según su evolución. 

— Hermana: Claro. 

— ALFA Y OMEGA: Indudablemente que no va estar toda la vida con lo mismo. 

— Hermano: Hermano, usted mismo acaba de decir que Dios dijo: No adorarás imágenes. 

— ALFA Y OMEGA: Exactamente, pero hay criaturas —dice el Padre—, que necesitan un apoyo porque no entienden de otra manera; pero lo escrito, escrito está pues; a esos seres les falta ilustración, indudablemente, ilustración. 

— Hermano: Osea, quiere decir que no se tienen confianza a sí mismos. 

— ALFA Y OMEGA: Exactamente, y eso se debe a la poca evolución; porque llega un momento, con los años, y esto es común en la Tierra, que la criatura se da cuenta de muchos errores de su pasado: —fíjate que yo antes hacía esto, y ahora me di cuenta del error y ya no lo hago ya; ¡qué vamos a hacer pues!—

 

CASSETTE Nº 2

LADO B

— Hermano: Bueno, yo sé que… hermano, si usted comete algún pecado ¿no?, usted se concentra, pide perdón a Dios y es perdonado.

— Hermana: No hermano, porque ha roto leyes cósmicas pues hermano; usted cree… ¿usted puede matar y pide perdón a Dios y ya está perdonado?

— Hermano: Tiene que pagar

— Hermano: Eso es cuestión de Dios, si me perdona o no.

— Hermana: ¿De Dios?, suyo, porque… ¿Dios hizo el delito o usted?

— Hermano: No, y entonces para que está la justicia pues… uno puede arrepentirse del pecado.

— Hermana: Ah, está bien, pero le cae.

— Hermano: Está bien, pero ya está hecho pues.

— Hermano: Sí, pero tienes que pagarlo pues hermano, tienes que pagarlo, es la ley del karma; ya cometiste la causa y ahora tienes que sufrir el efecto. 

— Hermano: Yo no me refiero a un pecado más grave, ¿no es cierto?

— Hermano: Pero estás diciendo: yo mato y pido perdón, y Dios me perdona… ¡no!

— Hermano: Pero tú te estas arrepintiendo, así hayas matado.

— ALFA Y OMEGA: No, aquí hay una cosa: Mire, el Creador toma en cuenta el perdón que piden como un acto de arrepentimiento;pero el Creador le pregunta al que pide perdón: Hijo, ¿crees tú que mereces el perdón? —buena la pregunta que lo deja mudo—, quiere decirle ¿has cumplido lo mío por sobre todas las cosas, para ser perdonado?; ¿te sabes el Evangelio de memoria por sobre todas las cosas para pedirme perdón; como fue mandado en tu planeta de prueba?, ¿perdonaste a otro tú, para merecer perdón?… entonces —dice el Padre—: El Perdón, cuando se da, es exclusivo del libre albedrío de Dios. 

— Hermana: Pero Dios antes de morir, perdonó al buen ladrón porque se arrepintió.

— ALFA Y OMEGA: Sí, ese… fue escogencia de Dios, pero eso fue para él; ahora la pregunta es: para los demás cómo será; todo depende de la voluntad de Dios. 

— Hermana: Dios es amor… uno se arrepiente y no lo vuelve hacer. 

— ALFA Y OMEGA: Sí, pero hermana, usted no olvide que Dios tiene un Libre Albedrío; si Él desea lo hace, sino no; tal como tenemos nosotros. 

— Hermana: ¿Cómo sabemos nosotros…?

— ALFA Y OMEGA: Entonces, si usted se encierra en el perdón total… no pues; tome en cuenta que también el Eterno tiene un Divino Libre Albedrío de actuar, como tenemos nosotros; no lo olvide nunca; —dice el Padre—…

— Hermano: Pero uno puede arrepentirse de sus pecados pues. 

— ALFA Y OMEGA: Sí, pero el arrepentimiento es una forma de humildad que se toma en cuenta; porque —dice el Padre—: Es más fácil que se le dé oportunidad a uno que pidió perdón; porque se arrepintió, a uno que no se arrepintió, ni pidió perdón; eso se llama jerarquía de los soberbios. 

— Hermano: A ese punto voy yo pues.

— ALFA Y OMEGA: Porque hay seres que hacen maldades, ni se acuerdan del perdón, siguen haciendo más. 

— Hermano: Por eso yo le decía…

— ALFA Y OMEGA: Esos están peores. 

— Hermano: Uno para arrepentirse de sus pecados, puede meditar solo y pedir perdón a Dios.

— ALFA Y OMEGA: Justamente, y yo voy a explicar lo siguiente: de acuerdo a lo que se habla, de acuerdo a la obra humana, la humanidad —dice el Padre Jehova—, se dividió en tres grupos —no porque el Padre lo divida, ¡no!—; la criatura humana con su actuación en la vida se dividió: El grupo de los Bienaventurados, que son los niños hasta los doce años de edad y no hay más; la inocencia es la única, no tiene Juicio; el grupo de los Salvos y el grupo de los Condenados; la gran masa de la humanidad está en el grupo de los salvos; porque hijo —dice—, porque están salvos de sus propias faltas; el bienaventurado pide y se le concede; al bienaventurado, a los niños en este caso, se le abren todos los Cielos; se le concede todo lo que desee y al instante; el salvo no puede exigir, porque el salvo —dice el Padre—, no tiene moral para exigir cuando pide; el salvo está a la espera de órdenes. 

— Hermano: Si un niño que no ha sido bautizado, y está dentro de los límites de los doce años, ¿también tiene abiertas las puertas del Cielo?

— ALFA Y OMEGA: Sí, porque el niño —dice el Padre—, es inocente de los que tenían que bautizarle, él no es culpable.

— Hermana: El encargado…

— ALFA Y OMEGA: Tiene culpa; eso recae en los que estaban encargados de bautizarlo y no lo hicieron.

— Hermano: Pero no necesariamente así, digamos, se tiene que bautizar al mes o al año… de vida.

— ALFA Y OMEGA: Dice el Padre… —aquí hay una cosa—, que los que bautizaron a las criaturas siendo bebé, tienen puntaje de prontitud en lo del Reino.

— Hermano: Ya.

— ALFA Y OMEGA: Y los que bautizaron pasado los años, no tienen puntaje de prontitud; no olvide que juzga todas las cosas imaginables.

— Hermano: Digamos… en este caso: yo bautizo a mi hijo de pequeño, como usted dice, estoy ganando puntaje; llega a la mayoría de edad él, y renuncia ahí a la religión, al bautizo.

— ALFA Y OMEGA: Ese es problema de él.

— Hermano: ¿Qué pasa con mi puntaje?

— ALFA Y OMEGA: Su puntaje nadie lo toca, el problema es de él; porque tiene conocimiento de causa; es mayorcito, grandecito.

— Hermano: Ya puede hacer ya, lo que él crea más conveniente.

— ALFA Y OMEGA: Esto dura pasado los doce años, los doce años un segundo; doce años para atrás no se está en el Juicio, el Eterno no exige a los niños.

— Hermano: ¿No cree que se debería de llevar entonces, las enseñanzas de Jesucristo de bautizarse ya a la mayoría de edad?

— ALFA Y OMEGA: Dice el Padre: Libre albedrío tiene la criatura cómo aplicar los Sacramentos; pero el Padre premia todo, todo vale; el que fue rápido tiene premio de rapidez; el que fue instantáneo en los Sacramentos… que apenas nació lo bautizó, tiene premio de instantáneo; el que se atrasó en los Sacramentos tiene premio de atraso; cada acto, molécula por molécula tiene su Juicio, su premio, su puntaje.

— Hermana: Perdón hermano, dígame, para bautizar a las criaturas desde bebés, ¿qué religión, digamos puede ser la más adecuada para bautizarlos?

— ALFA Y OMEGA: Dice el Padre: Para bautizar el bebé, había que inspirarse en el Evangelio, eso recibe premio completo.

— Hermana: ¿Quién sería, digamos, el más autorizado?

— ALFA Y OMEGA: Los más autorizados son la misma familia, partiendo por los más antiguos; porque la criatura pidió aplicar los Sacramentos como un todo; aplicarlos como una cosa de uno mismo; todos prometieron aplicar los Sacramentos a todo el planeta de uno por uno; todos prometieron lo mismo; eso se llama comunidad de los Sacramentos; los Sacramentos hablan delante de Dios en sus leyes de Sacramentos, como habla el espíritu en sus leyes de espíritu; y el que practicó Sacramento en otros, tiene premio de Sacramento; el que no practicó Sacramento en otros, no tiene puntaje de Sacramento.

— Hermana: Ahora digamos… bueno, ¿entre familias se puede bautizar?

— ALFA Y OMEGA: Sí.

— Hermana: Ahora en lo material, las partidas digamos.

— ALFA Y OMEGA: ¡Ah!, eso —dice el Padre—, es ley de prueba según el sistema de vida; el Padre toma en cuenta la ley de prueba como obligaciones; el que se tomó el trabajo, la partida… de andar para arriba para abajo con un papel, con un timbre, un certificado, tiene puntaje de sacrificio; el que no se tomó ese trabajo, no recibe nada en esa Ley; osea que las cosas por microscópicas que sean, había que hacerlas.

— Hermana: Hermano perdón, lo que la hermana se refiere, es que uno, uno este… realiza el bautizo en su casa, uno no tiene ningún certificado, nada… ni una constancia.

— Hermano: … Cuando nace una criatura se lleva a la municipalidad, se hace inscribir con dos testigos… ya.

— Hermana: Eso es partida de nacimiento.

— Hermano: Pero la partida de bautizo no… no vale pues.

— Hermana: En ciertos colegios… se exige partida.

— ALFA Y OMEGA: Entonces, —dice el Padre—: En el Juicio no se necesita de las leyes materiales de los hombres; el Juicio es a través de la Televisión Solar, escrito en el Evangelio como el Libro de la Vida.

— Hermana: Está bien hermano.

— Hermano: Pero tenemos que vivir la vida real, la actual.

— ALFA Y OMEGA: Sí.

— Hermano: Si a nosotros nos imponen: usted tiene que hacer esto, esto, esto… tenemos que cumplir las leyes.

— ALFA Y OMEGA: Sí; entonces, uno alrededor del cuerpo tiene una pequeña televisión de todos los actos, alrededor… en colores; todo lo que entra por los ojos, queda impregnada en la idea en colores; el Hijo de Dios proyectará lo que tiene uno en la Televisión Solar o televisión atmosférica… enorme sobre las ciudades, y lo que era pequeño, él lo agranda; y la criatura y millones de seres verán los actos de uno por uno; porque la criatura le pidió a Dios Juicio público universal, sin ocultar nada; tal como se ventilan los juicios en el Reino de los Cielos; en el Reino todos son telepáticos; todos se leen la mente y se respetan mutuamente, amorosamente; nada se hace oculto; el ocultismo no es del Reino de Dios, el ocultismo es una forma de egoísmo; todo ocultista —dice el Padre—, tiene descuento de puntaje de egoísmo segundo por segundo, del tiempo que duró la práctica del ocultismo.

— Hermana: Todo esto entiendo hermano, pero digamos, la realidad de las cosas ¿no?; como le digo: si yo a mi hijo o a mi hija, lo quiero matricular en un colegio, y me exigen forzosamente la partida de bautizo…

— ALFA Y OMEGA: ¡Ah!

— Hermana: Con explicarle eso, digamos, no gano nada.

— ALFA Y OMEGA: Voy a explicarle hermanita: Los que exigieron pruebas, certificados, papeles, controles… la pagan en el Juicio, nadie pidió la desconfianza a Dios.

— Hermano: Pero son leyes pues hermano, que hay que cumplirlas.

— Hermana: Humanas.

— ALFA Y OMEGA: La prueba de la vida consistía… —voy agregarle un puntito, que el Padre hace rato me habló—; la prueba de la vida consistía, en luchar contra todo lo que era desconfianza entre los hermanos; se escribió: Todo espíritu duerme… duerme en sus propios derechos; —Dice el Padre—: Del momento que existió un sistema injusto, desigual, extraño, no escrito en el Reino de Dios, había que luchar contra tal sistema con todas sus fuerzas; es así que los llamados revolucionarios, surgidos durante las leyes del mundo del oro, son llamados profetas en el Reino de Dios; que le pidieron al Padre, hacer cambiar extraños sistemas de vida que le habían violado su ley; un revolucionario hijo —dice el Padre—, da hasta la vida por los demás; eso se llama caridad colectiva delante de Dios; y es más fácil que entre al Reino de Dios un revolucionario, que dio hasta la vida por los vivos para que tuvieran mejor mundo; a que entre uno que se cruzó de brazos, contempló y no hizo nada; nace una nueva psicología en las cosas; entonces, los mismos religiosos —dice el Padre Jehova—, debieron haberse convertido en los más grandes revolucionarios, en un sistema de vida en que habían leyes desiguales; mi hijo —dice el Padre Jehova—, Cristo, fue el Primer Revolucionario por la causa divina, ¿Por qué estos demonios…? —así los trata—, ¿Por qué estos demonios no lo imitaron?, ¿qué hicieron? —dice—; entraron en alianza con un mundo extraño, se dieron la mano y perpetuaron la división del mundo en la injusticia; la perpetuaron, eso se paga en el Juicio; no se puede servir a dos señores, no se puede servir a un mundo injusto; servir a este mundo injusto y entrar en alianza con él y decir que se sirve a Dios; porque se es acusado de hipócrita delante de Dios; otro llorar para los religiosos.

— Hermano: Eh, una pregunta, desde hace rato le escucho su conversación ¿no?, quiero decirle una cosa: todo lo que usted nos explica, le ha sido revelado o son conceptos suyos ¿no?, de los Evangelios.

— ALFA Y OMEGA: Esto me lo dicta el Padre por telepatía, desde los 7 años.

— Hermano: Eh, ¿lo que estamos conversando también?

— ALFA Y OMEGA: Yo diría que de mí no sale nada; soy bien atrasadito, soy limitado.

— Hermano: ¿Cada cuánto tiempo recibe usted esta Revelación?

— ALFA Y OMEGA: En todo instante, esto no tiene límite, por eso que esto no tiene límite; el mecanismo, el medio, no tiene límites… es permanente.

— Hermano: Osea usted podría recibir también, una conversación telepática con cualquier otra persona común y corriente, o solamente con…

— ALFA Y OMEGA: No, aquí hay que explicar una cosa, en este planeta existen dos clases de telepatía: la individual que es de persona a persona; y la Universal que es la que emplea el Padre; la Universal explica el origen de todas las cosas, porque es Universal; esa tenía el Hijo de Dios y los Profetas; por eso que hablaban lenguas extrañas… comprendían la psicología de los seres; la individual —dice el Padre—, aún está en pañales en la Tierra, porque no se usa diariamente; hablar por telepatía entre los seres… está en pañales; el Hijo de Dios —dice el Padre—, era telepático; toda su misión cuando fue Redentor, cuando pidió reencarnación de Mesías; cuando Él decía: Voy al Padre, era comunicación telepática; cuando él agonizaba en la cruz y dijo: Padre, Padre, ¿por qué me has abandonado?; ahí hubo corte telepático; el abandono era más profundo de lo que la humanidad imaginó; el drama estaba adentro.

— Hermano: A nosotros nos han enseñado de que Él hablaba con su Padre, pero así, en forma verbal.

— ALFA Y OMEGA: Sí, y telepático; osea de que Él no estaba limitado.

— Hermano: Bueno, usted dice ¿no?, pero…

— ALFA Y OMEGA: Hermano…

— Hermana: Pero si lo mismo que usted…

— Hermano: Pero a usted también le han enseñado así, ¿sí o no?… hablado.

— Hermana: Ah, ¿a nosotros, a hablar telepáticamente?; pero uno puede hablar pues, mentalmente.

— Hermano: ¿Pero usted no puede hablar mentalmente?

— Hermana: Sí, claro que sí.

— Hermano: ¿Con otra persona?

— Hermana: Sí.

— ALFA Y OMEGA: Hermano, aquí hay una cosa, póngase en los dos casos usted pues; no se limite a uno, ponga los dos casos; porque en el Juicio, el Hijo de Dios le puede decir a usted: Así que tú hijo, creías que… creías que yo hablaba… puro verbal, no podía telepático; entonces el problema se le forma a usted; en cambio, si usted dice que el Hijo de Dios hablaba verbalmente y telepáticamente, porque todo lo podía; entonces usted no tiene problema cuando esté frente a Cristo; no se limite.

— Hermana: Como dicen: hablaban; ¿piensa usted que es el habla así?, es mental, digamos; para mí no hay ningún problema ¿no?, que dicen que hablaba con Dios… ¡pero hablaba telepáticamente!, ¡telepáticamente se habla con Dios!; así como usted siempre, al conversar con Dios, igual… decirle: Padre mío, esto, tal cosa, tengo este problema.

— Hermano: Yo puedo decirle a Él, pero Él no puede decirme a mí, no pues.

— ALFA Y OMEGA: No, depende del libre albedrío de Él pues.

— Hermano: Osea…

— Hermana: ¿Por qué no puede hermano, si somos sus hijos?

— Hermano: Está bien

— Hermana: ¿Por qué cree usted que no?, para Él todo es posible, si es Dios; ¿por qué Él no puede hablar con usted?

— Hermano: Para Él puede ser posible, pero no tengo ese don como el que tiene acá el hermano.

— Hermana: Pero… porque usted tampoco lo ha tratado.

— Hermano: Es que nunca, nunca… yo me he dirigido a Él, sí… pero nunca he recibido una contestación.

— Hermana: Hermano, pero puede ser una respuesta solucionándole los problemas, puede ser una respuesta transformando su vida; ¿si o no hermano?

— Hermano: No, es que estamos hablando de la telepatía pues.

— Hermana: Hermano, pero es una respuesta que no es necesario que sea con palabras; una persona muda también este… sin palabras se sabe dar a entender, como un niño que aun no habla hermano, ¿sí o no?

— Hermana: No, ah, si usted lo dice, es otra cosa porque usted quiere; pero no se cierre, porque los niños se hacen entender aun sin hablar hermano, ¿sí o no?, eso no me lo va a negar ¿no?; ¿sí o no?; los niños no necesitan… no es necesario hablar para entenderse.

— ALFA Y OMEGA: Entonces, cuando Cristo estaba de misión, de sus poros de su cuerpo, salían unas líneas solares o dimensiones solares; que se llaman también: Cordones Solares; cuyos extremos estaban unidos a las moléculas de los elementos del planeta; cuando él expiró, los elementos-moléculas se resintieron; y estos cordones atraviesan todas las galaxias; porque todo Hijo de Dios o Padre Solar Primogénito Solar, cuando actúa en los planetas, lo hacen en armonía con los elementos; porque en las actuaciones de Dios interviene materia y espíritu; interviene el todo sobre el todo; la materia se resintió y el sol se oscureció; éstas son leyes Solares, no son leyes humanas; cuando un humano muere el sol no se oscurece.

— Hermano: (Risas)

— Hermana: Hermano, hay un problema: ciertamente, digamos, con la mayoría de los hermanos, es porque no se ha estudiado el Cosmos, cósmicamente, universalmente, sino siempre se han limitado; entonces cuando hablan del Cosmos, para muchos hermanos… han debido… pertenecer a ciertas… escuelas… no podría decir ocultistas, pero sí más bien espirituales; o hay muchos tipos de escuelas… entonces, que uno va aprendiendo y que en otras… uno puede avanzar más; como pueden ser rosacruces, etc.; un montón de escuelas que le enseñan a uno, todo el efecto cósmico; entonces esa persona tiene… mayor… facilidad digamos, para poder apreciar, entender esto, en plano cósmico; no solamente basados en el plano humano ¿no?, sino algo más amplio.

— ALFA Y OMEGA: Justamente hermana, en la Revelación dice: En el mundo hijo, en la prueba de la vida, hubieron muchas clases de fe; ¡Claro que hay muchas clases de fe!, porque la búsqueda fue en forma determinada individual por la misma criatura; unos por aquí, otros por allá, otros por abajo, otros para arriba; la fe que recibe el mayor puntaje de Luz, es la que incluyó el todo sobre el todo; en otras palabras, la que tomó en cuenta todo; la fe que tomó en cuenta las leyes sociales de la lucha de la vida, es más completa que la fe que no tomó en cuenta las leyes sociales; y si esa fe además de las leyes sociales, tomó en cuenta lo cósmico, el infinito, el espacio, los astros, los soles, los planetas… es más infinitamente completa ante Dios; osea que la fe limitada recibe un puntaje chiquitito.

— Hermana: Entonces hermano… yo he estudiado en colegio católico, incluso he debido ser monja ¿no?; entonces, ya cuando ingresé a la universidad, ya cambié totalmente, porque incluso negué a Dios y un montón de cosas, la verdad ¿no?

— Hermano: ¿Por qué lo negó?

— Hermana: Bueno, por lo mismo que uno entra… y estaba pues con amigos comunistas, marxistas, leninistas y todas esas cosas, entonces uno va cambiando; y entonces dije: bueno yo… y todo nos explican a nosotros científicamente ¿no?, entonces bueno…

— Hermano: Y seguramente que una de sus ideas fue: que no existe Dios porque no lo veo

— Hermana: Sí, exactamente… tengo que ver a Dios; pero otra cosa hermano, yo también decía: pero que me demuestren como han hecho el agua; el hombre ¿no?, hasta ahora no ha podido decir… el cielo, una planta, un niño ¿no?, pero seguía pues la corriente ¿no?, a los demás hermanos, entonces fue pasando el tiempo; un golpe, otro golpe, otro golpe; y cuando yo tenía problemas o cosas, o los demás hermanos… yo decía: ¡Ay Dios mío!; … porque si uno no cree en Dios… yo cuando tengo cosas digo: ¡Ay Dios mío!, ¡y digo que no creo!; entonces me estoy contradiciendo; entonces… pensando, la vida nos va llevando por cosas; y la inquietud esa; ¿sabe por qué negué a Dios?, la verdad no porque no lo veía, sino porque… qué decía la iglesia; yo quería escuchar hablar de Dios ¿no?, porque uno va para elevarse, olvidarse de los problemas ¿no?, cambiar, variar y estar más en armonía con Dios; y el padre comenzaba hablar… de la forma de gobierno, hablar de cómo debíamos ser; yo decía: ¿Pero por qué yo voy a estar…?; entonces yo una vez fui a confesarme, yo siempre me confesaba en la iglesia este… San Francisco, porque creo más, digamos, en ellos, porque les tengo más confianza, así es que comencé incluso, a conversar con el padre mis ideas totalmente revolucionarias, y el padre me dijo: ¡No quiero escucharte —me dijo—, retírate!; dije: padre le estoy hablando, le dije lo que yo pienso, mi manera de ser le dije; padre por favor, yo quiero hablar con usted, porque tengo que hablarlo con alguien, ¡escúcheme!; —no quiero escucharte y retírate—

— ALFA Y OMEGA: ¡Qué extraño pastor de Dios!

— Hermana: Así me dijo el padre; ah…pero padre —le dije—, ¿usted no cree que la Iglesia… todo es plata? —le dije—; padre… y no puede ser porque no todos tienen plata; este… comencé a criticarle, pero de una manera delicada, no… no una manera así, con una crítica fuerte, sino… como una conversación; me dijo: retírate —me dijo—, quiere decir que tú vas a venir a acá con escopeta, con metralleta y vas a matar a todos acá —me dijo—; no —le dije—… le estoy hablando padre, escúcheme, quería hablar con alguien al respecto; que más que con un padre ¿no?, con uno que me sacara de mis errores.

— ALFA Y OMEGA: Osea que usted fue a pedir consejo, a otros más ciegos que usted misma.

— Hermana: Sí pues, entonces hermano, me dijo: retírate.

— ALFA Y OMEGA: Porque siquiera, si usted va a una persona como usted, siquiera es mas cortés, lo hace pasar y le dice: ¿Qué le pasa? —me imagino—.

— Hermana: Sí pues hermano, estaba yo en el confesionario, yo fui… y me puse a conversar con el padre.

— Hermano: Yo creo que escogió un mal momento ah.

— Hermana: Posiblemente, sí…

— Hermano: Porque digamos, si usted sabía para que cosa es el confesionario ya ¿no?, y con esto… yo no quiero decir que estoy defendiendo a los padres ¿no?, porque yo tampoco…

— Hermana: No, no, yo tampoco…

— Hermana: ¿Usted no comulga, digamos, con los sacerdotes?

— Hermano: Yo no comulgo con ellos.

— ALFA Y OMEGA: Así que usted estuvo en el seminario, ¿Iba a ser madre… monja? 

— Hermana: Ah…

— ALFA Y OMEGA: ¿Iba a ser monja?

— Hermana: Sí, yo iba ser monja.

— ALFA Y OMEGA: Sor Susana iba a ser.

— Hermana: Sor Susana, porque tengo una tía que es, este… canonesa, madre canonesa…

— Hermano: Entonces usted muy bien sabía, para qué sirve el confesionario.

— Hermana: No… sí, pero yo estaba conversando.

— Hermano: No, es que la confesión tiene que ser… pero la pregunta tiene que hacerla frente a frente.

— Hermana: Casualmente sí pues… casualmente, como estaba conversando; porque es una conversación, también puede este… conversar; porque yo cuando iba a la iglesia San Pedro —porque todos los días iba a rezar—, me hice amiga con el hermano Maldonado… joven, un padre joven; iba y conversábamos en el confesionario, entonces sería por eso que… ya conversábamos y platicábamos; porque a las doce del día nadie se confesaba, y yo saliendo a las doce de… cómo se llama, de mi oficina, me iba a la iglesia San Pedro y escuchaba la misa de doce —doce y media a una—; siempre rezaba mucho, siempre he sido muy católica; así que también pues, me puse a conversar con el padre, pero el padre como… tal vez de un jesuita, de otro puedo admitirlo, pero nunca de un hermano así, que sea franciscano; no soy nadie para juzgar a nadie ¿no?, porque yo también voy a ser juzgada, pero francamente… yo le dije: padre, quiero seguir conversando con usted; me votó y tanta cosa… bueno, y ahí ni más fui… ni más me he vuelto a confesar, pero sí ante a Dios ¿no?

— ALFA Y OMEGA: Hermanita, eso de la confesión no debió existir jamás; —dice el Padre—: Todos los que confesaron a otros en la prueba de la vida, tienen Juicio de parte de la intimidad, la intimidad habla delante de Dios en sus leyes de intimidad.

— Hermano: ¿Quién es el que debe perdonar los pecados?, nuestro Señor.

— Hermana: Sabe qué hermano.

— Hermano: El Señor Jesucristo.

— ALFA Y OMEGA: Dice el Padre: Ninguna criatura que tiene Juicio pendiente en los planetas, ninguna debió confesar a otras.

— Hermana: Hermano, perdóneme que le interrumpa, pero yo analizando, porque siempre todo lo pienso, y como todos hemos leído y sabemos; entonces… hay que pensar mucho ¿no?; entonces yo dije: La confesión —dije—, ¿por qué me confieso, por qué instituyeron la confesión?; y decía: ¿Y por qué la santa inquisición?, entonces sacando dije: por qué uno se confesaba y se enteraban de cosas; entonces, ahí es como los padres se enteraban de todo ¿no?, y… y por eso los hacían condenar y tanta cosa, y les quitaban toda su casa; porque si uno dejaba todas las posesiones a la iglesia, se salvaba su alma, según teníamos entendido antiguamente ¿no?; entonces así yo supuse; yo mejor no me confieso, porque lo que quieren es enterarse; entonces ya se ha hecho una costumbre ¿no?, una costumbre muy antigua.

— ALFA Y OMEGA: Y que mala costumbre en lo moral ante Dios, porque —dice el Padre—: Eso se llama atropello al libre albedrío de lo íntimo; cuando la criatura pidió sensaciones en su vida al Eterno, pidió la intimidad y no pidió confesar a la intimidad, porque eso es inmoralidad delante de Dios.

— Hermana: Entonces hermano, hablando en serio… pensando, analizando, ¿no creen ustedes que yo esté, tal vez, en la verdad con lo que yo pienso?; analizando un poquito… es que tenía mis dudas, mis cosas; esto es porque es así, porque es asá, y cuando yo preguntaba no me contestaban.

— Hermano: ¿Por qué ahora sus inquietudes no los somete a otro padre?

— Hermana: ¿A qué otro padre?

— Hermano: A cualquiera.

— Hermana: ¡Ay!, yo necesito ahora de… con la gracia del Señor: de nadie.

— Hermano: No; pero por eso pues, pero por qué no va y le…

— Hermana: ¿Por qué?

— ALFA Y OMEGA: Busque usted por su cuenta y avanza más.

— Hermano: Claro.

— Hermana: No, yo… yo no tengo por qué preguntar a nadie, sino que… yo ya tengo toda la respuesta con la gracia de mi Padre, porque quien busca encuentra; con la gracia de Dios hermano, he encontrado.

— Hermano: Esta bien.

— ALFA Y OMEGA: El que busca encuentra.

— Hermana: La verdad.

— ALFA Y OMEGA: Quien no busca, no encuentra nunca.

— Hermano: Yo puedo creer en Dios Todopoderoso, y ya con eso también… no voy a decir yo, que ya he encontrado la gracia ¿no?

— ALFA Y OMEGA: Pero la persona va, va encontrando la búsqueda, a medida que se va sintiendo feliz…

— Hermano: Acá la señorita o señora, se ha quedado todavía con la inquietud; osea…

— Hermana: No, no tengo ninguna inquietud; ya yo tengo la verdad con la gracia del Señor, hermano.

— Hermano: Pero no tiene todavía, la respuesta concreta pues.

— Hermana: ¿Qué respuesta?

— Hermano: La que le iba a contar al padre franciscano.

— Hermano: Osea que se ha quedado todavía… con esa pregunta.

— Hermana: No, yo no… yo quería conversar, para ver el qué me decía.

— Hermana: Ella quería desahogarse.

— Hermana: ¿No?, yo quería desahogarme… mi problema …

— Hermana: Ella quiere saber…

— Hermana: Pero a mí no me interesa lo que me puedan decir el hermano, porque puede ser que sea más atrasado que yo espiritualmente ¿no?, a mi no me interesa lo que piensen los demás ahora; cada cual tiene su verdad y punto hermano.

— Hermano: Eso es cuestión de cada uno pues ¿no?

— Hermana: Sí pues, sí.

— ALFA Y OMEGA: Pero resulta hermanito, de que acudir a los religiosos, es acudir a seres muy atrasados; están muy materializados a través de los años…

— Hermano: ¿Usted ha tenido conversación con alguno de ellos, — Hermano?

— ALFA Y OMEGA: Hasta con obispos, pero le voy a decir una cosa: (da algunos golpes a la mesa y dice:) ¡Esto!, es más blando en humildad y caridad; yo tengo más confianza en un pobre, que vive una vida pobre, un humilde con su creencia primitiva; que en ellos.