Seleccionar página

DIVINO PRINCIPIO Y FÍN DEL CÍRCULO SOLAR OMEGA; LA SANTÍSIMA TRINIDAD SOLAR Y LA FILOSOFÍA DEL PLANETA TIERRA; EL ÁNGULO ALFA Y SU DIVINA HERENCIA SOLAR; NACE UNA GEOMETRÍA.- 

Sí hijito; sé que estás algo apenado; sé la experiencia que pasastes en esa universidad terrenal; sé que mi divina Palabra fué pisoteada; pues los planos celestes los usaron para limpiar máquinas; Sé hijito que te preguntas cuál será la justicia para estos hijos de la ignorancia; no exsiste ignorante mayor, que aquél que desprecia mi divina Palabra; quien desprecia al Padre, desprecia su propia entrada al Reino de los Cielos; y te diré hijito que poco queda para que estos demonios, vean su propia justicia; muy pronto serán publicados las Escrituras Telepáticas; toda criatura sabe que primero está su propio Creador por sobre todas las cosas; y sin embargo se olvidan; es un olvido impuesto por las ideas ilusorias de la vida; la comodidad excesiva trae consigo sus pesares; se cae en la apatía intelectual, moral y espíritual; tú te preguntas hijito qué cosecharon estas criaturas; te lo diré hijito: Desde el mismo instante en que te ordené amorosamente llevar los planos a esa universidad, empecé a probar a estas criaturas; puesto que todos son mis hijos, el divino Padre elige a cualquiera de ellos; les tocó a ellos; porque así estaba escrito en el Reino de los Cielos; así ellos lo pidieron, antes de nacer a la vida humana; pidieron y se les concedió; ellos vieron todo sus futuros destinos, en las televisiones solares; por lo tanto no exsiste el azar; y si exsiste, corresponde a una filosofía que es de otros mundos; el llamado azar humano, es una intuición carente de ilustración; los seres humanos hablan de azar y no saben explicar el orígen del azar; la justicia divina está en todas partes; está latente y presente; y cuando se hace presente, nace una nueva Doctrina; que cambia las costumbres del planeta;; así ocurrió en el pasado de la Tierra; cuando el Creador del Universo, mandó a un microscópico planeta llamado Tierra, la Ley Mosáica y la Ley Cristiana; ahora les envía la Doctrina del Cordero de Dios; que también será llamada Ciencia Celeste; y corresponde a la divina promesa hecha por el Hijo Primogénito Solar Cristo: Y os enviaré un divino Consolador; quiso decir: Os enviaré una nueva Doctrina; de acuerdo a vuestro futuro evolutivo; los que pisotearon mi divina Palabra, fueron probados en sus intenciones; y cayeron; y te diré hijito, que la divina les dice lo siguiente: Que sumen todos los segundos de tiempo, desde el instante mismo en que cometieron el atropello; hasta el mismo instante en que leen sus propias sentencias; en la publicación de esta Doctrina; que ellos quisieron destruir; pasado este instante, nace el llorar y crujir de dientes; y se les hace presente, el arrepentimiento; así ocurre siempre hijito; así viene sucediendo desde eternidades atrás; de infinitos planetas tierras que exsistieron; además de los que están; así se comportan siempre, las criaturas que vienen saliendo de las tinieblas; la ignorancia es una clase de ellas.- 

Alfa y Omega. El Cordero de Dios

Sí hijito; veo que estás ansioso por saber el principio y fin del círculo; te lo daré a conocer; porque escrito está que todo lo sabrás; por el fruto se conoce el árbol; el círculo hijito nace junto con la criatura; pues están en la criatura, todas las geometrías imaginables; el círculo es materia y es espíritu; posee libre albedrío viviente; pues con el círculo se hacen las exsistencias; el orígen del círculo es orígen solar; pues las coronas solares, tranmiten por herencia solar, todo conocimiento; en entre ese todo, están las geometrías; todo nacimiento, toda reencarnación que es lo mismo, posee la psicología del círculo; y no sólo la del círculo; sino que todas las figuras geométricas imaginables; y las inimaginables; las inimaginables constituyen las futuras geometrías que se materializarán en las futuras exsistencias del espíritu; escrito fué que hay que nacer de nuevo, para ver el Reino de Dios; lo que significa que hay que conocer nuevas geometrías; nuevas formas; nuevos cuerpos de carne; nuevas moradas; tanto del cuerpo de la carne, como de los planetas; ambos son moradas del espíritu; el macrocosmo y el microcosmo; lo de arriba es igual a lo de abajo; en el macrocosmo se tiene conocimiento del círculo, igual que en el microcosmo; dentro de sus respectivas leyes; todo círculo fué también chiquitito y humilde; fué antes de ser un círculo expansivo, un microscópico puntito solar; y antes de ser puntito solar, fué una inocencia solar; es decir fué una vida solar que aún no pedía la filosofía del círculo; teniendo en su propia inocencia, todos los principios geométricos; podía en cualquier instante iniciar cualquiera geometría; en virtud de su libre albedrío viviente; toda geometría nace de otra; como todo sol nace de otro sol; y todos tienden a la forma geométrica; así como en la Tierra, los hijos tienden a ser según las herencias de sus padres, así en el Reino de los Cielos, se transmiten las filosofías-geometrías vivientes; lo de arriba es igual a lo de abajo; todo círculo tiene un principio y tiene un fin; más, exsisten infinitas clases de principios, e infinitas clases de fín; todo es relativo; en la materia y el espíritu; y todo es a la vez eterno; el círculo solar Omega, es el orígen de todo círculo terrestre; y todos los círlos que la mente humana calcula, están subordinados al círculo solar Omega; y éstos a la vez, poseen jerarquías vivientes; según el conocimiento que poseen los autores de los círculos; uno lo interpreta de una manera y otros de otras; su número es igual al número de individualidades pensantes; nadie deja de poseer su círculo; y todos están en la relatividad del círculo; todo círculo posee libre albedrío propio; igual como lo posee el espíritu que lo creó; hay creación libre en el mismo círculo, y la hay en la mente; lo de arriba es igual a lo de abajo; todo círculo posee todo lo que posee una idea; y no hay idea que no sea círculo; pues su fuente creadora llamada mente humana, salió del círculo solar Omega; y toda idea lleva la herencia de su creador; la mente es un puntito de microscópico fuego; es un sol en miniatura; es un sol del microcosmo; lo que sucede en él, también sucede en los colosales soles; también sucede en el macrocosmo; lo de arriba es igual a lo de abajo; pues lo de arriba, también fué microscópico; y lo de abajo llegará a ser macroscópico; llegará a ser una lumbrera solar; esta divina Revelación, fué anunciada al mundo; fué dicha por el divino libre albedrío, del Padre Eterno; este divino libre albedrío, se conoce por Sagradas Escrituras; allí fué escrito: Todo humilde es grande en el Reino de los Cielos; quiere decir que lo de abajo, llegará a ser como lo de arriba; quiere decir que todos sin excepción alguna, fueron microscópicos; fueron microbios; de una categoría tal, que por toda la eternidad, estarán adquiriendo nuevas formas; nuevas geometrías; nada tiene límite en el Universo Expansivo Pensante; y nadie es mayor, sino el Padre; pues en él está la divina idea mayor; la más antigua; la que se sigue expandiendo; la que es inalcanzable en sus creaciones; toda creación tanto arriba como abajo, lleva su divino sello; desde la microscópica molécula, hasta los colosales soles; más, todo es relativo en grado infinito; es decir que las formas y los tamaños jamás se detienen; y son a la vez, unos polvitos perdidos en el espacio; he aquí la causa de la búsqueda de todo perfeccionamiento; la meta suprema de toda criatura, es avanzar hacia el Padre, dentro de sus propias leyes; pues cada uno se hace su propio cielo viviente; cada uno es autor de sus propias geometrías; que fueron esparcidas por impulso de sus propias ideas; las ideas no mueren; nada muere en la creación del Padre; todo es transformación, toda idea viaja al espacio físicamente; toda idea es recogida por las naves plateadas; que en el mundo terrenal se les conoce por platillos voladores; esas deslumbrantes naves venidas desde lejanos soles; ellas representan la más elevada jerarquía galáctica; son la máxima expresión del círculo solar Omega; las naves plateadas son conocidas por cierta ciencia terrenal; que las denomina Jardineros del Espacio; es un concepto muy acertado; pues las semillas de estos jardineros, son las mismas ideas que brotan de todas las mentes; se conocen en el Reino de los Cielos, como Semilla Galáctica; ó Simiente Primera; es así que fué escrito: Y Jehova sembró la primera cimiente en el pueblo de Israel; más la tierra fué mal abonada; y el pueblo de Israel sigue aún buscando tierra; esta divina parábola explica muchas cosas en la Tierra; e infinitas leyes en el espacio; pues una microscópica semilla llamada idea, repercute tanto arriba como abajo; esta divina parábola explica que Israel fué y aún lo es la semilla más antigua dentro de la cimiente humana; es el hijo mayor dentro de ella; es la nación más antigua del planeta; es la que más a vivido; desde el punto de vista humano y galáctico; he aquí la causa de su notable inteligencia; pues no hay invento terrenal, en que no figuren estos hijos; pero para desdicha de sus mismos sabios, Israel será contada entre las últimas de las naciones; la causa de ello es el alejamiento del pueblo de Israel, de la Doctrina del Cordero de Dios; no se puede servir a dos señores; ó se sirve a Dios ó se sirve al oro; además de servir al oro, Israel emplea la fuerza; indigno representante del Cordero de Dios; la ambición y la fuerza, las heredó Israel de los malditos faraones; estos demonios de la tiranía, les transmitieron la herencia; el destino de Israel era otro; más, escrito fué que todo espíritu es probado en la vida humana; también fueron probados los malditos faraones; y cayeron; escrito fue que el que mata a espada muere a espada; quiere decir que quien emplee la fuerza contra sus semejantes, muere también por la fuerza; es juzjado con la misma vara que midió; devuelve poro por poro mutilado; si no es en la misma exsistencia, es en la otra; y lo hace ojo por ojo y diente por diente, hasta el último grado de dolor provocado se paga; es así que en el planeta Tierra, se ven tantas y variadas clases de muertes; algunos no mueren; quedan mutilados por toda una vida; son espíritus que en otros mundos, hicieron lo que a ellos no le habría gustado que les hicieran; no exsiste otra causa; una causa que no se encuentra en el presente, se encuentra en el pasado; pues fué enseñado que todo espíritu nace de nuevo; y al nacer de nuevo, trae consigo sus conocimientos y sus deudas; es así que el sólo hecho de pensar, se está construyendo su propio futuro; su propio nacimiento en otro cuerpo; su propio y nuevo círculo Omega; pues según como fué su evolución, así será su propio círculo Omega; así será su superioridad sobre la materia ó naturaleza del mundo en que le toque vivir; el círculo solar Omega inicia las matemáticas espírituales; las únicas que quedarán en el conocimiento humano; las actuales matemáticas terrestres, son conocidas en el Reino de los Cielos, como matemáticas Alfa; Alfa simboliza el cálculo materialista; la filosofía que no toma en cuenta la espiritualidad; pues materialismo es lo que mata; mata las ideas salidas del espíritu; la concepción del materialismo es una estrecha sensación que sólo se encierra en un presente; el materialismo no vislumbra ni remotamente que le queda muy poco; no intuye que de la espíritualidad material, salió la llamada materia; según lo entiende la concepción humana; toda Revelación venida del Reino de los Cielos es y será siempre lo opuesto, a lo que las criaturas creen; las pruebas exsisten aún en el mismo Padre; pues no exsiste ejemplo mayor, que aquél que creó los universos; y fué primero en toda prueba; imaginada e inimaginada; la perfección del divino Padre es fruto de sus propios divinos esfuerzos; pues es el Creador de la mayor y única moral viviente; de la que han salido todas las morales, de todos los mundos del espacio; hay moral arriba y moral abajo; moral producto de sus propias evoluciones planetarias; cada conocimiento se constituye en un microscópico universo; que tiene las mismas cualidades que los colosales universos; las proporciones y desigualdades son transitorias; y relativas a la duración de un presente; todo presente ya pasado, fué un círculo Omega; y se afronta a probar otro círculo Omega, esto es una nueva futura exsistencia; todos los elementos de que estaba compuesto un mundo, vuelve al mismo punto de donde salió el espíritu; pues en el mismo espíritu estaban ellos en microscópico gérmen; a donde vaya el espíritu, estos elementos se expandirán; así obra el tiempo y el espacio sobre todo espíritu; todo progresa en el todo; nadie es desheradado; el círculo se cierra, donde el espíritu quiere que se cierra; esto es una alianza viviente entre materia y espíritu; las aliansas son producto del libre albedrío de cada uno; en cada determinación exsiste universo; es así que nadie es principio de universo; sólo el Padre lo es; porque antes de cada universo, estaba el Padre; esto es para los universos que hubieron, hay y habrán; todo pensar se multiplica por el Universo; creando mundos en forma silenciosa; y sin que sus propios creadores se den cuenta; sólo se dan cuenta cuando vuelven al punto mismo de donde salieron; pues el olvido del pasado es infinito; no es sólo para el espíritu; como única creación; lo es también, para sus futuras galaxias; que fueron creadas por sus microscópicas ideas; toda idea es eterna; jamás cesa de expandirse, todas van trás el Padre; y el Padre a todas las observa; la dimensión del divino Padre es única: Está en todas partes; más, no se deja ver en mundos como la Tierra; pues Él cumple sus leyes hasta en lo más microscópico; resultando por las proporciones mismas del Padre, que el tiempo terrestre que se mide en siglos, son sólo instantes en el Padre; siendo Él infinito, todo lo demás desaparece; el macrocosmo es un polvito que se pierde dentro del infinito; y la creación sigue renovándose; siguen y seguirán por siempre jamás sucediéndose los mundos; en medio de este infinito, lo que era microscópico pasa a ser colosal; y lo colosal pasa a constituirse en eternidad; lo que jamás sería posible si sólo exsistíese una sola vida; al decir mi divina parábola: Hay que nacer de nuevo para ver el Reino de Dios, quise decir: Vosotros mismos tenéis la continuidad; la empezásteis a tener, desde el mismo instante en que el Creador dijo una vez más: Hágase la Luz y la Luz fué hecha; porque desde ese mismo instante, vuestra divina Madre Solar Omega, abrió sus divinas entrañas; y empezó a crear chispitas solares; entre las cuales estaba la que es ahora vuestra Tierra; la divina Madre Solar Omega, aún sigue produciendo planetas bebés; tal como las madres de la Tierra, abren sus entrañas para dar a luz a los bebés humanos; todo bebé salió del círculo solar Omega de su propia madre; lo de arriba es igual a lo de abajo; por lo tanto todo círculo Omega fué también bebé; tal como lo fué el ángulo Alfa; Alfa es la genital de la criatura de sexo masculino; y Omega es la genital de la criatura de sexo femenino; Alfa y Omega se complementan; haciendo un sólo sol arriba; y una sola carne abajo; esto tiene un nuevo significado para el mundo: La comunión de dos filosofías transmite el comunismo a toda prole; el universo planetario es unificado en cohesión, no por leyes meramente mecánicas; sino por herencia espíritual; la unión de dos individualidades solares, trae consigo el comunismo creador; esta ley viniendo de arriba, se expande abajo; en el Reino de los Cielos exsite la filosofía primera; allí reina el comunismo celestial con filosofía de niño; pues sólo la inocencia representa la más alta expresión de todo comunismo; en el Reino de los Cielos se desconoce la propiedad privada; allí nadie conoce a los llamados ricos; pues jamás han entrado en el Reino de los Cielos; son los espíritus más atrasados que exsisten; se encierran en un sólo presente; creyendo que esa posición es la eternidad; más, pasará la Tierra y sus soles que la rodean, y nunca jamás estos espíritus entrarán a la Morada divina del Creador.-

Escribe: ALFA Y OMEGA.-