Seleccionar página

DIVINO PRINCIPIO DE LA LUZ FÍSICA; COMO NACE LA LUZ DE UN MUNDO; TODO PRINCIPIO NACE EN LOS SOLES, ALFA Y OMEGA; PRINCIPIO Y FIN.- 

Sí hijito; el principio de la luz fué y es solar; la luz física es viviente en el Reino de los Cielos; la luz que os alumbra nació en el mismo lugar del Universo, de donde salísteis vosotros; salió de los soles Alfa y Omega; de la galáxia Trino; allí fueron creados la Tierra y sus criaturas; todos los elementos salieron de los soles Alfa y Omega; la luz es producto de infinitas bujías solares; su filosofía viviente es brillar y complacer a todo sentir; irradia en forma expansiva; la luz física de la Tierra, hizo alianzas con otros elementos del planeta; con la gravedad, la simetría, el aire; la densidad, la rotación, la traslación, etc.; la luz posee jerarquía; exsisten tantas clases de luz planetarias, como vuestra mente pueda imaginar; como toda la creación, la luz está compuesta por los querubínes de la luz; por cada cuadrado del porte de una molécula, exsisten trillones de querubínes; ningún instrumento hecho por el hombre, los verá; porque de todo hay en la viña del Padre; lo hay en lo visible y lo invisible; la Tierra en su proceso de creación, empezó desde lo invisible en expansión hacia lo visible; y no hay creación que no haya conocido lo invisible; lo microscópico; porque hay que ser chiquitito y humilde, para ser grande en el Reino de los Cielos; la luz también fué bebé luz; también tuvo infancia; porque todos, materia y espíritu, son iguales en derechos, delante de Dios; esta igualdad está en sus respectivas leyes; porque todo es viviente; todo es a lo opuesto, de lo que opinaban los sabios materialistas de este mundo; la luz de la Tierra nació en alianza de tres querubínes de la luz; cada querubín representa: Alto, largo y ancho de la luz; la primera geometría de la filosofía humana; la luz fué el principio de los principios; porque la Tierra pidió la luz; y la luz le fué hecha; hay muchas clases de luz; la del entendimiento-conocimiento, es una de ellas; hacerse la luz, es conocer una forma de vida; la luz conoció y conoce, a cada uno de vosotros; porque la pedísteis como alianza con vuestra vida; y de verdad os digo, que todas vuestras virtudes, os conocieron en el Reino; conversásteis con el todo lo que sóis; hasta con vuestras futuras ideas; esta maravilla es cosa normal en el Reino de los Cielos; porque allí todo lo imaginable se vuelve realidad; del Reino de los Cielos, nacieron y salieron los mundos materiales; el Universo Expansivo Pensante; y todos ellos nacieron con la luz en estado infante; todo mundo también fué bebé; y todos comenzaron siendo un puntito; tan chiquitito, como vuestra mente pueda imaginar; y ese puntito tenía el principio de todo; el gérmen principiante de toda naturaleza; la luz física salió de la luz oscura; fué tinieblas; y maduró y seguirá madurando; la luz hizo alianza con vuestra visión; compuesta de los querubínes de la vista ó visión; de verdad os digo, que en el Arca de las Alianzas, está todo cálculo que fué necesario para vuestra vida; cálculos entre materia y espíritu; cálculo mental, matemático, equilibrio, suspensión, peso, gravedad, cohesión, etc, etc; todo se calculó según la sal de la vida; según lo alcanzado en la última exsistencia; según el conocimiento ganado con el sudor de frente; según el esfuerzo propio; lo que sólo le costó a la individualidad.-

 

Sí hijito; el Universo está compuesto por fluídos materializados; este nuevo elemento nó lo conoce la ciencia terrestre; ciertos estudiosos profundos, lo intuyen; todo cuanto rodea al hombre, fué líquido, gaseoso y fuego; y cada elemento tiene su propia vida; se renuevan ellos mismos; tienen desarrollo material, tal como vosotros tenéis el desarrollo espíritual; los fluídos constituyen la escencia del Universo viviente del Padre Jehova; Fluído significa fuerza unida; es la constituyente del ser que pidió vida; ciertamente que ignoráis la íntima profundidad de la materia en que estáis; habéis profundizado en una microscópica parte, las leyes físicas; es lo que pedísteis en el Reino de los Cielos; todo lo que habéis descubierto, todo lo pedísteis; porque todo lo que se es y será, se pide en el Reino; son inseparables el pedido de vida, y los acontecimientos que tendrá la vida; porque toda vida es fuerza unificadora; la vida materializa la unión entre materia y espíritu; entre molécula y virtud; entre lo que se vé y lo que se siente; sóis una luz ó fuego hecho materia; el Padre también es fuego; todo el Universo es fuego; porque todo sale y vuelve al Padre; este salir y volver, es la presencia del Universo; la luz que conocéis nó es conocida en el Universo; porque las clases de luz, nó tienen ni principio ni fin; son como el Padre mismo; la luz de un mundo está hecha para su mundo; se nace con su luz; es por eso que otras criaturas, de otros mundos, nó pueden veros; vuestra luz les resulta oscuridad; he aquí que sólo los grandes poderes del Reino, penetran las tinieblas; exsisten criaturas, abismantes en poder y ciencia, y ninguna os ven; porque no conocen los mundos de la carne; nó han pedido nacer en ellos; pudiéndolo hacer en todo futuro; así como les sucede a ellos, también os sucede a vosotros; no podéis ver a los espíritus; y ellos os ven a vosotros; aunque nó todos; hay que merecerlo; ver los mundos materiales desde lo invisible, es ciertamente un premio; desde lo invisible también se aprende; tal como vosotros aprendéis estando en lo visible; lo de arriba es igual a lo de abajo; la luz física también aprende en sus leyes; en su alianza con los demás elementos de la naturaleza; la luz es geométrica y concéntrica en linealidad expansiva; la luz es una virtud del Reino de los Cielos; tal como lo son los elementos; he aquí que todo tiene identidad; relativa y viviente; todo lo conocido por vosotros en este mundo, se reune con vosotros arriba; la muerte no acaba con la exsistencia; es lo opuesto; abre el infinito al espíritu; porque el espíritu es del infinito; se ausentó momentáneamente del infinito, porque pidió nacer de nuevo, y encerrarse en un cuerpo de carne; es una ausencia momentánea; porque la eternidad de vuestro espíritu, no se mide en siglos; cada uno pidió conocer los siglos, en un lejano y desconocido planeta llamado Tierra; de verdad os digo, que habéis conocido muchas clases de tiempo y muchas clases de luz física y luz de conocimiento; ¿No se os enseñó que todo espíritu nace de nuevo? Nacer de nuevo, es tener experiencia en muchas vidas; porque el límite en vosotros, no exsiste; ¿No se os enseñó que vuestra vida, proviene de un Padre infinito? ¿Que nó tiene principio ni fin? Ciertamente que el que no comprendió ó nó quiso comprender su eternidad no entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino, uno que no comprendiendo la eternidad, buscó para comprenderla; a uno que no comprendiéndola, nó buscó; los que no comprendieron la eternidad en esta vida, pidieron esta prueba; pidieron luchar contra esta incomprensión; pidieron buscar en la Tierra, lo que no sentían en su espíritu; este ejemplo es para todos los demás; porque hay muchas clases de incomprensiones; y todas fueron luchas que cada cual pidió; es por esta causa, que vuestra vida es una vida de pruebas; pruebas pedidas por vosotros mismos; todo sinsabor que os ocurrió en la vida, lo pedísteis; lo que no justifica a los causantes de sinsabores; porque todos prometieron, nó causar sinsabores a nadie; porque para todos os fueron dadas las enseñanzas, de las Escrituras; por lo tanto, el que causó sinsabor a otro, estaba influenciado por una extraña moral; ajena a las enseñanzas de las Escrituras y de los Mandamientos; de verdad os digo, que todo el que nó dió importancia a las Escrituras del Padre, nada espere del Padre; el que sembró desprecio, recoge desprecio; he aquí lo que cosechó esta humanidad incrédula; un mundo que pidió vida para ensalzar al Padre, por sobre todas las cosas; he hizo todo lo contrario; engañó a sus semejantes, viviendo un extraño sistema de vida; pues se explotan unos a otros; se roban unos a otros; se ocultan unos a otros; se engañan unos a otros; complotan unos a otros; ciertamente que este sistema de vida, no engrandece al Padre; es producto de los demonios de este mundo; demonios que adoran el oro; tal como lo adoraban, los malditos faraones de vuestro pasado; y terminaron esclavizando a sus semejantes; esta esclavitud, nó a terminado; a tomado otra forma; ahora en este mundo, la esclavitud tiene la forma de explotar las necesidades de los hermanos; hasta lo más mínimo, es explotado; hasta las virtudes; de verdad os digo, que ningún explotador ó comerciante, entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre un camello, por el ojo de una aguja, que un rico entre al Reino de los Cielos; de verdad os digo, que esta divina parábola, os enseña, cuan rigurosa es la ley del Padre; y a pesar que esta parábola lleva siglos y siglos de advertencia, jamás a sido tomada en cuenta por comerciante alguno; llegó la hora de que se cumpla el juicio final; de verdad os digo, explotados del mundo, que ningún demonio explotador quedará; es más fácil que quede un explotado, a uno que fué explotador; se acerca el llorar y crujir de dientes; está por caer, el demonio de la adoración al oro; el que os dió el sistema de vida, basado en el oro; un oro que fué creado por el mismo Creador de toda vida; el mismo oro acusará a los que se valieron de él; porque nadie es menos delante de Dios; el oro los acusará por el desprestigio; pues por ambición fué utilizado; escrito fué: No hagas a otro, lo que a tí no te gustaría que te hiciesen; hacer a otro, es tanto para la materia como para el espíritu; ambos tienen los mismos derechos en sus leyes, delante de Dios; el que lo dude, no entrará al Reino de los Cielos; porque se le enseñó, que el Padre es infinito; nada es imposible para el Creador de todas las cosas; hay que ser un ciego en soberbia, para nó creer; más, si lo sóis, es porque os influyó la ilusión de la vida; una ilusión salida de un desconocido sistema de vida; con extraña moral; ningún ilusionado de moral extraña, entrará al Reino de los Cielos; Sé hijito, que estás pensando en los sucesos, que ocurren en tu rebaño; son sucesos que fueron malignamente planeados; en toda patria, hay vendepatrias; en tu rebaño los tales están en el llamado Congreso; ¡¡Pobres de ellos!! Más les valdría, no haber seguido los dictados del demonio mayor del oro; este Congreso de demonios explotadores y engañadores, tienen sus horas contadas; porque se les cumplió el tiempo de prueba; ahora cosecharán lo que sembraron: Dolor, miseria, división, escándalos, engaños, hipocrecía, traición, asesinatos; con la misma vara conque midieron a otros, así serán ellos medidos; así como dividieron a otros, así serán ellos divididos entre la luz y las tinieblas; de verdad os digo, falsos guías de pueblos, que sobre vosotros caerá, hasta la última gota de sangre, que fué derramada por vuestra culpa; ¡Hipócritas! ¡malditos políticos! ¡engañadores del pueblo! Maldecidos seréis por toda generación; más os valdría, no haber gobernado dividiendo a mis hijos; sólo satanás divide; y se divide así mismo; vuestro fruto es el desconcierto; la tragedia; la guerra civil; porque servís a dos señores; a dos filosofías; y nó se puede servir a dos señores; porque os dividís y dividís a otros; ningún espíritu dividido, entrará al Reino de los Cielos; servísteis al engaño y creísteis servir a Dios; os hicísteis llamar cristianos, y jamás nunca gobernásteis por las Escrituras; ¿En qué quedó vuestra promesa hecha en el Reino, de que lo del Padre estaba por sobre todas las cosas? ¡hipócritas! ¡por el oro, os condenásteis! ¡maldita derecha! ¡malditos privilegiados! ¡por vosotros, el mundo padece hambre é injusticia! Porque servís al señor del privilegio; más, no quedaréis ninguno; sóis los árboles filosóficos, que nó plantó el divino Padre; y de raíz seréis arrancados del mundo de los justos; llorar y crujir de dientes tendréis; vuestro nombre, maldita derecha, será nombre de maldición para las generaciones futuras; seréis recordados como el demonio de un mundo lejano, que no tomó en cuenta, los mandatos del Padre; que dividió para gobernar; de verdad os digo, malditos políticos de la derecha, que tendréis que gritar delante del pueblo, todos vuestros pecados; todos vuestros engaños; porque pedísteis juicio público; porque nada se hace oculto en el Reino de los Cielos; será vuestro juicio, opuesto a lo que vosotros hicísteis en la vida; porque a espaldas del pueblo, hicísteis muchas cosas inmorales; así como ocultásteis al pueblo, así se os ocultará a vosotros, el Reino de los Cielos; con la misma vara conque juzjásteis al pueblo, así seréis juzjados; juicio de hipócritas y de renegados del Creador, es lo que tendréis; nadie os tenderá una mano; y todos los que se enriquecieron, a costillas del pueblo, quedarán en la más espantosa pobreza; os toca ahora vivir, y sentir, lo que hicísteis vivir y sentir a otros; porque por vosotros, demonios del engaño, se perpetuó en este mundo, la pobreza; nunca dejásteis que mis humildes se unificaran; porque vuestras ambiciones os pusieron ciegos; tan ciegos, que no respetásteis ni vuestras propias leyes; he aquí la degeneración del concepto de la libertad; la convertísteis en libertinaje; de verdad os digo demonios del libertinaje, que la libertad viviente, os acusará en el Reino de los Cielos; os acusará del desprestigio que hicísteis de ella; sólo la libertad salida de las Escrituras, es la que queda; y nó el libertinaje salido de demonios; de verdad os digo, que tendréis que vivir ocultos; porque seréis despreciados por la actual generación; el mundo presenciará el Poder y la Gloria, de mi Hijo Primogénito; espantados quedaréis de su divina Presencia; porque tenéis la conciencia llena de pecados; huiréis del que os leerá la mente; porque en todo instante seréis avergonzados; escrito fué: Todo humilde será ensalzado; y todo grande, despreciado; ciertamente, que el mundo que se inicia, no es vuestro mundo; porque será un mundo, que no tendrá vuestra corrupción; vuestra inmoralidad; será un mundo, que respetará lo del Padre, por sobre todas las cosas; lo que no hicísteis vosotros; habiéndolo prometido en el Reino de los Cielos; fuísteis hipócritas con el Padre, y con vuestros hermanos de vida; este mundo, no será mundo de demonios; porque en él, reinará la inocencia de niños; la inocencia del Reino de los Cielos; la inocencia que nó supísteis conservar en vuestra prueba de vida; porque os cegó la ambición; os tentásteis con el poder; un poder que nunca jamás os perteneció; porque escrito fué, que todo poder en este mundo, debió ser siempre para los humildes; porque los humildes, son los primeros delante del Padre; si son primeros delante de Dios, deben ser también primeros, delante de los hombres; debieron mis humildes, haber gobernado este mundo; ¿Y qué hicísteis vosotros, demonios usurpadores? ¿quitásteis tal derecho; usurpásteis un divino mandato; os dísteis la mejor vida; y para los humildes, la peor; las migajas; las miserias; las injusticias; eso dísteis a los humildes del Padre; ahora os toca devolver y pagar; al restablecerse todas las cosas, se restablece lo que debió haber sido, hace muchos siglos atrás; porque la injusticia fué heredándose de generación en generación; la fuísteis legalizando; y el Padre os observaba desde el Reino de los Cielos; de verdad os digo, que pedísteis ser probados; y lo fuísteis; y caísteis en vuestra prueba; el mundo que nace os juzjará; llegó la hora de espanto para el que fué demonio; todo el que hizo lo contrario a las Escrituras y los Mandamientos, es un demonio; aunque se haya hecho la más microscópica violación; la perfección que se exige para entrar al Reino de los Cielos, es infinita; y vosotros la pedísteis en vuestro juicio final; toda criatura es la perfecta imitadora en su jerarquía, de lo que vé en el Reino de los Cielos.-

ALFA Y OMEGA.-