Seleccionar página

CONSTRUCCIÓN DE LOS PLATILLOS VOLADORES… CONT.-

En la Construcción de un Platillo Volador, participan Padres Solares de infinitas Jerarquías Solares.- En las jerarquías solares, se heredan los poderes; más, cada uno es dueño de sus propios esfuerzos; en estas jerarquías el poder de crear se controla en ellos mismos; ellos se las entienden con los divinos querubínes de la materia; el querubín representa como se a dicho, la más microscópica unidad de la materia; el querubín es tan pequeño, que sólo a los impulsos mentales obedece; el querubín en su propia ciencia, revolucionará al mundo; porque del poder de él mismo, nace un nuevo Mundo; los atributos de este nuevo Mundo, son la eternidad y la nó putrefacción ó pudrición; es la más grande Revolución de la Tierra, que no se podrá comparar con otra; la nueva ley es ley de transformación en la creación misma; lo que hasta entonces era, ya no será; el mundo de la prueba del último tiempo, verá a un Primogénito Solar, modificar a la naturaleza misma; verá como se crean los elementos, necesarios para la vida humana; y viendo el principio de las cosas naturales, las comprenderá en su causa original; si el mundo de la prueba no presenciara esto, este mundo perpetuaría su propia ignorancia del mismo; la transformación de lo ya exsistente, le fué anunciado al mundo de la prueba, desde hace ya muchos siglos; escrito fué de que el Hijo de Dios, todo lo transformaría; que cada cosa, ley, ó especie, quedaría en su lugar en el nuevo Orden de Cosas; los querubínes son la ley de lo porvenir; de ellos salen los futuros planetas-paraísos; de ellos es toda futura transformación; sin ellos no habría progreso alguno; el querubín que el mundo conocerá, serán querubínes de infinitas clases y categorías; los habrán para todos los deseos; de esta ley del querubín nace todo prodigio ó maravilla; la llamada fantasía creada por la mente humana, se vuelve realidad en la divina ley del querubín; y los que consideraron a la fantasía, como una quimera, cayeron en sus pruebas; pues le quitaron destino a la fantasía; a ellos también se les quitará durante el divino Juicio Final; la misma ley cumplirán los que hablaron de la suerte; es más fácil que no le sea quitado, a uno que a nadie quitó; a uno que a nadie despojó de sus derechos; en las jerarquías solares, la ley del querubín, es tratada según las leyes propias de sus poderes; cada poder mental, posee jerarquía de Verbo; con sus leyes geométricas propias; el poder de uno se manifiesta de diferente manera al de otro; pues en las características de individualidades, las mismas no se repiten; las leyes y las formas de cada jerarquía solar, es continuada y geométrica; poseen sus propias características para ejercer el divino Verbo; en la Tierra la criatura humana presenciará lo que ni soñó presenciar; leyes desconocidas brotarán como el agua, al sólo mandato del Hijo de Dios; leyes tras leyes, el mundo de la prueba estupefacto y avergonzado, se dará cuenta de que nada sabía; es que las Revelaciones de Dios contienen sorpresas sin límites; el mundo que se vá, se irá con el más grande de los asombros; nunca se volverá a vivir, cosa igual en la Tierra; en las jerarquías solares, sus principios vivientes, tratan de hacer prosélitos; ellos llevan en sí mismos, el divino gérmen expansivo de sus propias herencias; de tal ley expansiva, nacen infinitas alianzas entre ellos y las criaturas; así le ocurrió al espíritu humano, en el Reino de los Cielos; todos se encontraron con elementos vivientes, que los invitaban a hacer alianzas de vida; es por esto que disfrutáis de los actuales elementos de la Tierra; fueron acuerdos celestiales entre ellos y vosotros; todo cuanto sentís en sensaciones, con los elementos se hizo realidad; sin ellos no seríais humanos; y la prueba de la vida, consistía en probaros vosotros mismos en los elementos; es así que todo elemento es viviente como lo sóis vosotros; y todo elemento participa también en el divino juicio de Dios; nadie es menos en sus derechos, en lo que fueron vuestras alianzas; es el todo sobre el todo, pedido en el lugar de orígen; las divinas alianzas de la prueba de la vida, duran hasta el mismo instante del juicio; ni un segundo más ni un segundo menos; porque desde el primero hasta el último segundo, participa en el diálogo viviente del divino Juicio Final; en las jerarquías solares, los divinos juicios representan para ellos, nuevos principios de creaciones; significa transformación parcial ó total de un planeta; significa caídas de extraños y desconocidos sistemas de vidas, no escritos en el Reino de los Cielos; significan grandiosas revoluciones del Padre Jehova; significan nuevos destinos planetarios y relevos de soles y de lunas; significa nuevos destinos para multitudes de criaturas; el significado de un divino juicio para las jerarquías solares, es infinito; porque todo destino se relaciona con infinitos astros; en los juicios por realizarse, las jerarquías solares se han venido alistando; este alistamiento es proporcional a la obra realizada por el mundo que está en divino juicio; la participación de la Familia Solar, la juzjará y la comentará la familia humana; en las jerarquías solares sus leyes no incluyen nada injusto ni nada desigual; son por lo tanto ángeles de justicia, a las divinas órdenes del Hijo de Dios; en sus divinas organizaciones lo que cuenta es el poder creador; engrandecerlo es para ellos la suprema meta; con ello glorifican a Dios; esta sensación expansiva, es universal para todas las jerarquías solares; nadie quiere ser menos en el Universo; nadie quiere quedarse atrás; porque el divino Padre Jehova es el primero en todo progreso imaginable; las jerarquías solares irradian sus fluídos magnéticos, para lograr lo que desean; Divino Padre Jehova, ¿Qué significa irradian sus fluídos magnéticos? Significa que todo su valor intelectual se vuelve materia; en esta ley exsisten grados infinitos; en la criatura humana, los fluídos magnéticos salen del áurea; son las sensaciones que determinan las creaciones; la del ser humano es fluído magnético polvo; pues ninguna criatura humana crea soles ó planetas, en la más microscópica unidad de tiempo; cosa que hacen las jerarquías solares; los fluídos magnéticos son el Alfa y la Omega de sí mismo; es decir que corresponde al propio poder de sí mismo; este poder principia por objetos materiales, y termina en poder mental; lo último es el tratamiento con los divinos querubínes de la materia; lo último en perfeccionamiento no exsiste; porque el perfeccionamiento saliendo de Dios, no tiene límites; cuando la criatura llega por su propio esfuerzo a complementarse con los querubínes, principia para ella, una infinita jerarquía de poderes, que jamás se detendrá; todo es relativo al deseo de perfección; la criatura humana tiene un deseo de perfección desvirtuado; a olvidado que su propia perfección está dentro de una prueba, que ella misma pidió a Dios; este olvido de la prueba, hizo que millones de individualidades cayeran en un extraño libertinaje; las sensaciones de todo libertinaje no tiene destino en las leyes de la luz; pertenecen a las tinieblas; este olvido es el mayor de los dramas en el género humano; porque este extraño olvido, no le deja entrar al Reino de los Cielos; el drama lo crearon los que crearon las leyes del oro, y los llamados religiosos; ellos no hicieron ver a sus seguidores, de que la prueba de la vida, era sólo una prueba; no le hicieron ver, la verdadera y única psicología, conque se debería enfrentar a la vida; este drama extraño lo pagan los que ilusionaron al mundo de la prueba; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que no se dejó ilusionar por los ilusionadores; a que pueda entrar, uno que cayó en la extraña ilusión; en las jerarquías solares, entre ellos comentan la extraña obra de los que dirigen el mundo de las extrañas leyes del oro; no conciben de que se haga el bién y que a la vez se haga el mal; no conciben el engaño mutuo en las relaciones humanas; no conciben de como se crea abundancia y que gran parte de ella, se destine a la fabricación de extrañas y demoníacas armas, conque se matan los hijos de Dios; este desconcertante mundo de pruebas, encontrará en su propia acción, su propia justicia; las jerarquías solares toman en cuenta la división demoníaca a que se llevó a cabo en el mundo de la prueba; tal extraña división, no debió de exsistir jamás; porque nadie la pidió a Dios; la extraña división de los hijos de Dios, la creó un grupo de ignorantes y de interesados; sus propios apetitos dieron curso a extrañas leyes egoístas; y obligaron a cumplirlas; lo extraño de las actitudes de los que dividieron, es que sus propias actitudes, no siendo de Dios, pertenecen a las tinieblas; esto es condenación eterna; es la bestia la que nació de tan extrañas actitudes; lo extraño es lo que nadie defiende, pero que exsiste; a los creadores del llamado capitalismo, nadie los defenderá en el divino Juicio Final; por temor a ser acusados de cómplices de la extraña división, por el Hijo de Dios; la bestia no reconocerá su error, sino en el juicio mismo; fué dura como una roca semejante a la roca religiosa; nunca se estudiaron ellos mismos; no quisieron renunciar a sus propios yerros individuales; la roca de ellos fué la que perpetuó la división del mundo; no exsiste otro culpable; por ellos se escribió: Se fijaban en la paja del ojo ajeno, y no veían la viga en el propio; en las jerarquías solares, ellos pasaron igual experiencia, en la serie de los planetas tierras, cuando aún eran imperfectos; y no obstante, ellos no los justificarán; igualmente la bestia y la roca serán juzjadas; la bestia por obligar mediante la fuerza, a que el mundo conviviera dividido; y la roca por igual motivo; la roca legalizó la extraña división en creencias hacia un mismo Dios; decía respetar el libre albedrío, sin renunciar ella al poder temporal excesivamente materialista; no renunció nunca a sus extraños ritos faraónicos; los más duros y los más ciegos, fueron ellos; así lo reconocerá el mundo que fué engañado en la prueba de la vida; en la Television Solar el mundo los verá en sus reuniones ocultas, y que nunca ellos creyeron que se sabría; sabiendo del libro de la vida, cayeron en el extraño ocultismo; porque todo lo que se hizo en secreto, durante la prueba de la vida, todo será considerado ocultismo; porque lo secreto ni lo privado, ninguno fué pedido a Dios; es más fácil que entren al Reino de los Cielos, los que nada tuvieron que ver con lo oculto ni con lo privado; a que puedan entrar, los que conocieron y vivieron, tan extraña y desconocida práctica; la prueba de la vida consistía en ser lo más sencillo y humilde que se pudiera; porque fué escrito que el Reino es de los sencillos y de los humildes; el que no lo fué, tiene descuento en puntaje; esto se cumple porque se dió aviso; si no se hubiese dado aviso, no habría tal descuento; todo aviso del divino Evangelio de Dios, fué para que se les tomara en cuenta; y todo descuento es por segundo-molécula; es por puntito celestial; en las jerarquías solares, conocen esta ley de justicia divina; ellos la vivieron y la cumplieron en otros planetas de pruebas tierras; y la consideran la más perfecta de las justicias; la criatura humana la pidió a Dios por sobre todas las demás formas de justicia; porque la forma y la característica de una justicia, se piden a Dios; lo de Dios es lo más perfecto y las criaturas acuden a Él; el divino juicio que se avecina sobre la Tierra, es el mismo que todos pidieron a Dios, en caso que se violase la divina ley; y se violó la  ley de Dios; ahí están los fabricantes de armas y los llamados militares que lo digan; de sus propias bocas saldrá el arrepentimiento en medio de un llorar y crujir de dientes; y mientras lo griten, la Tierra estará temblando, como jamás se le vió temblar; es el Universo Viviente que gime porque a su Dios, no se le había tomado en cuenta; siempre cuando en los planetas de pruebas, como lo es la Tierra, se violó alguna ley, es segurísimo que la materia se manifieste llegado el instante del divino juicio; y siempre surgen los culpables, por la cual gime la materia; y en este mundo, la materia gemirá por culpa de los llamados religiosos, militares, fabricantes de armas, y los extraños creadores del mundo del oro; ellos son los únicos culpables de la tragedia humana; no exsisten otros; el que los siguió y los imitó durante la prueba de la vida, no entrarán al Reino de los Cielos; acusados de cómplices serán por el Hijo de Dios; estas divinas advertencias hará que el mundo los aisle; es el producto de sus propias obras sobre la Tierra; extraña obra que ni ellos mismos la pidieron a Dios; en los platillos voladores las jerarquías solares se encargan de recoger y de separar las ideas, que en todo instante y todos los días, generan las criaturas de los planetas; y las ideas que generan los llamados religiosos, capitalistas, militares, comerciantes, son para ellos ideas de tinieblas; estas ondas mentales, que en su escencia física llevan la influencia, de lo que son estos individuos, y se traduce en ideas de color verde y negro; Divino Padre Jehova, ¿Que significado tienen tales colores en las ideas? Significan orígen primitivo con magnetismo de tinieblas; la división que fué lo más característico de tales individuos, es de color verde claro; en los platillos voladores, cuando observan el color verde, todos elevan rezos telepáticos al Eterno; porque ellos al ver los colores, ven los infiernos de donde proceden; porque todo color sea cual fuere, procede de lejanas galaxias; los colores son vivientes y se expresan en sus leyes de color, delante de Dios; los colores todos fueron pedidos por los seres humanos, en alianza de colores; es por eso que en la naturaleza están como están en los fluídos de cada uno; el áurea son fluídos magnéticos de colores; en el áurea humana están las sensaciones hechas ley física; y cada áurea representa un poder que duerme, durante la prueba de la vida; es un microscópico verbo en eterna expansión; porque en todo instante en que el espíritu pide a Dios, volver a nacer de nuevo para conocer vidas nuevas, el áurea se enriquece con nuevos magnetismos vivientes; con nuevas saturaciones magneticas-solares de reencarnaciones; quien no nace de nuevo, no engrandece su verbo y se detiene; mientras mayor es el verbo de cada uno, mayor es el poder que se tiene sobre la materia; sólo conociendo nuevas formas de vida, es posible ir penetrando la Gloria de Dios; porque mientras mayores son los atributos del verbo en cada uno, mayor es también el entendimiento para comprender a Dios; sin ilustración es imposible comprender al Eterno; es más fácil que el eterno se muestre a uno que le comprenda, a que se muestre a uno que no le comprende; es esta una de las divinas razones, por la cual el Eterno no se a presentado al mundo de la prueba; porque los que se abocaron en enseñar lo de Dios, no tuvieron habilidad amorosa, para unificar al mundo, a través de la ilustración; por siglos y siglos perpetúaron la extraña división; no fueron visionarios de su propia obra; ellos se empequeñecieron al desvirtuar el concepto universal, de un sólo Dios nomás; la prueba de la vida consistía en crear un mundo unificado e igualitario; la prueba de la vida consistía en crear en la Tierra, una microscópica réplica del Reino de los Cielos; es por esto es que se pidieron las filosofías y el libre albedrío viviente; la vida de la luz os fué dada para engrandecer la luz; no fué dada para desvirtuarla; los que violaron la ley de Dios, engrandecieron las tinieblas; porque de cada idea mental, el violador de la ley de Dios, se creó un futuro planeta-infierno; es por esto es que se escribió: Cada uno se hace su propio cielo, principiando por lo más microscópico que se tiene en sí mismo; y lo más micróscópico que cada cual posee en sí mismo, son sus propias ideas; no exsiste algo menor, que salga de sí mismo; que cada uno vaya memorizando la cualidad y la calidad que su espíritu dió a sus ideas; porque todo grado de desvirtuamiento sea cual fuere, se juzjará y se pesará en el divino juicio de Dios; las microscópicas ideas se agigantarán en la television solar, por divino mandato del Hijo de Dios; y toda idea que fué desvirtuada por el que la generó, se quejará al Hijo Primogénito; y basta que se queje una idea, y el espíritu culpable es llamado a juicio; es más fácil que no tenga juicio por parte de sus ideas, uno que nó las desvirtuó; y sí que lo tenga, uno que se tomó el extraño libertinaje de desvirtuarlas; y de verdad os digo, que si tan sólo es una la idea que se queja, por esa idea, el culpable no vuelve a entrar al Reino de los Cielos; el divino juicio que pedísteis a Dios, abarca el todo sobre el todo, de lo que fuísteis en la prueba de la vida; ni una idea de las que generásteis y ni un poro de vuestra carne, se quedan sin su divino juicio; el poro es tan exigente, como lo es la idea; ideas y poros, forman todo un ejército en el divino Juicio Final; este ejército salido de vosotros mismos, es una microscópica réplica, del Ejército de Jehova; lo de arriba es igual a lo de abajo; y en cada uno de los microscópicos seres de este ejército, veréis vuestra imagen y semejanza; es la influencia magnética de vosotros mismos; es vuestra herencia salida de vuestras sensaciones; el llorar y crujir de dientes tiene un principio que parte desde lo más profundo de vosotros; vuestro cuerpo de carne con todo su cargamento de sensaciones, será pesado por moléculas, en las divinas balanzas de fuego materializado, que por divina voluntad del Hijo de Dios, todo ojo verá; y toda divina justicia se hará en presencia de la individualidad y del mundo; tal como se ventilan los divinos juicios en el Reino de los Cielos; la costumbre de arriba se emplea abajo; haciendo que lo de arriba sea igual a lo de abajo; cuando la criatura humana pidió a Dios la prueba de la vida, lo hizo pensando en lo del Reino; todos se imaginaron vivir con la misma igualdad, conque se vive en el Reino de los Cielos; todos se dijeron para sí mismos, que lo que veían en el Reino de Dios, deberían también vivirlo en el lejano y desconocido planeta de pruebas; ni uno sólo pensó en lo contrario; porque todos decían que lo del Reino de los Cielos, era lo más perfecto que exsistía y que no tenía igual; se pensó hasta en las más microscópicas características de lo que contenía el Reino; la impresión que todos se formaron del Reino, era una impresión igualitaria; é infinitos los pedidos en las respectivas pruebas de vida; nadie ni remotamente pensó en vivir en un mundo dividido; nadie pensó como había pensado satanás, en tiempos remotísimos; porque todos sabían la ley de la expansión de las ideas; ley universal que se cumple en infinitos planetas del Universo; todos sabían de la eternidad del Padre Jehova; y sabiendo esto, todos los humanos pidieron a Dios, conocer las sensaciones, que cada uno siente y vive; y entre las muchas que siente y vive, está la sensación del olvido del pasado; esta sensación como todas las demás, fué pedida porque no se conocía; todo lo que no se conoce, se pide a Dios en forma de vida, para ganar experiencia propia; de lo contrario la criatura no tendría mérito propio porque no vivió tal ó cual experiencia; para tener mérito propio, hay que ganárselo con el sudor de la frente, y es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que se ganó su propio mérito en la prueba de la vida; a que entre uno que no se lo ganó; lo auténtico siempre prevalece y siempre se impone en los divinos juicios de Dios; la sensación de lo auténtico en cada uno marca puntaje celestial de autencidad; lo auténtico acompaña a toda sensación vivida; es inseparable de la obra humana; el extraño y desconocido sistema de vida, surgido de las extrañas leyes del oro, mucho desvirtuó la autencidad de los seres; porque en sus extrañas leyes, produjo un extraño libertinaje en las individualidades; y cada uno se desvirtuó por cuenta propia; el extraño sistema de vida egoísta que crearon los hombres, desvirtuó lo auténtico que había en cada uno; el poseer oro no era la clave ó no era el camino, para poder volver a entrar al Reino de los Cielos; la extraña posesión de oro, era incompatible con el control que cada uno poseía, en la prueba de la vida; más le valdría a la humanidad no haber conocido el oro; porque no habría conocido ni la ambición ni la usura; ni nada que le dividiera su puntaje de luz; si este mundo de pruebas no hubiese conocido el llamado capitalismo, todo el mundo entraría de nuevo al Reino de los Cielos; porque todos habrían conocido un sistema de vida con una moral más elevada; ciertamente que la excesiva posesión de las cosas, desvirtuó la moral que todos pidieron en el Reino de los Cielos; y no hay sensación del espíritu, que no haya sido afectada por la extraña psicología, del extraño mundo del oro; ningún afectado vuelve a entrar al Reino; de hecho ninguno que conoció la extraña influencia del oro, ninguno vuelve a entrar al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, un niño que en su inocencia de niño, no conoció la extraña influencia del oro, a que pueda entrar un llamado adulto, que sí la conoció; la prueba de la vida consistía en no conocer extrañas influencias, que nadie pidió a Dios; se dice extraña influencia a todas aquellas que por sus causas, se violó la ley de Dios; el todo sobre el todo de la prueba de la vida, no debió haber conocido, ni una molécula de extraña sensación; porque por tal molécula, tampoco se entra al Reino de los Cielos; la divina justicia de Dios es tan perfecta e infinita, que ni una molécula es desheredada en lo que a derecho se refiere; esto encerraba la divina parábola-advertencia; Y juzjará a todas las cosas; incluyendo a moléculas, ideas y sensaciones; en las jerarquías solares ellos le llaman a esta ley de justicia, la Ley del Todo sobre el Todo; igual le llamará el mundo de la prueba, durante el llorar y crujir de dientes; Divino Padre Jehova, ¿Por qué el llorar y crujir de dientes? Porque entre todas las sensaciones, que la criatura pidió a Dios, está el sentimiento; cada sensación posee sentimiento; los divinos juicios de Dios hacen estallar los sentimientos; ya sea en lo alegre ó en lo penoso; en los divinos acontecimientos que se ciernen sobre la Tierra, lo sentimental abarcará al pensar de todos; porque todos sin excepción pidieron un mismo divino juicio a Dios; ese todo no es sólo a lo humano; abarca a toda la naturaleza; ni una molécula de la tierra y de las aguas, queda fuera del divino juicio; es más fácil que no viva el divino juicio a la Tierra, uno que no pidió venir a este planeta; a que pueda eludirlo uno que pidió venir; en los platillos voladores ellos saben el juicio de cada uno; lo saben hasta en sus más microscópicas características; ellos lo ven en la television del futuro; ellos saben del drama que le tocará vivir a la bestia; saben del futuro sufrimiento de los que más se dejaron influenciar por el oro; ellos saben del triste destino de los llamados religiosos, que se tomaron el extraño libertinaje de enseñar lo de Dios, dividiendo a otros; todo lo saben; y el hecho de que todo lo sepan, se debe a que se lo ganaron con mérito propio y auténtico; porque nada se regala en el Reino de los Cielos; ni tan sólo una molécula se regala; ellos vivieron en trillones de formas de vida; llegaron a dominar una ciencia, que en cada una de tales exsistencias, vivieron el sudor de frente; la actual ciencia que ellos poseen, es la suma de todas las que conocieron en su pasado galáctico; una ciencia sirve de base a la otra; la ciencia es una larga cadena de causas ya vividas; es por esto que nadie deber caer en extraños engreímientos, porque disfruta de tal ó cual ciencia; ni llamarse rey de la creación; y mucho menos en criaturas que viven en planetas de pruebas; porque ninguno de los que dijeron de boca que eran reyes de la creación, ninguno volverá a entrar al Reino de los Cielos; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que no dijo que era el rey de la creación, uno que no fué humilde en su manera de expresarse; los creídos jamás han vuelto a entrar al Reino del Padre; en las jerarquías solares exsiste el poder de predecir; ellos anuncian hechos que con el correr de los años ó siglos, se cumplirán; porque ven las escenas del futuro; así ocurrió con el Hijo Primogénito y así volverá a ocurrir; el Hijo de Dios anunciará todo lo que hará la bestia en el llorar y crujir de dientes; porque la caída de la bestia estará llena de tristes hechos; con lo que demostrará hasta el fín, su extraña psicología materialista para comprender lo divino; su extraña moral que incluía el matar a otros, se derrumbará ante el infinito poder de Dios; la bestia se identificará ante el mundo, porque el espanto y el pavor, le harán perder el poco control que aún le queda; la soberbia de satanás se reflejará en los últimos vestigios de un extraño sistema de vida, que en su agonía, no quiere reconocer su caída; es el orgullo de la bestia, que se creyó que con el sólo oro, podía eternizarse; los divinos acontecimientos que se avecinan, le demostrarán a la extraña bestia, que ella siempre perdió; que su extraño libertinaje no tenía ningún destino, en la divina justicia de Dios; en los platillos voladores, muchos de sus tripulantes conocieron otras bestias, en otros tantos planetas; conocieron a otros influenciados por la ambición desmedida; para ellos no es novedad la bestia de la Tierra; sólo que se interesan por sus personajes; porque siempre desean conocer a los que viniendo de lejanas galaxias, violaron la ley de Dios en la Tierra; porque la mayoría de los miembros de la bestia, provienen de planetas infiernos y que pidieron a Dios, conocer un mundo de la luz; es por esto es que el Hijo de Dios los sacará del planeta; tal como fueron sacados cuando eran faraones, en el mundo antiguo; Sé hijo que esta Revelación te asombra; Así es divino Padre Jehova; No olvides hijo que todo espíritu nace de nuevo; y en diferentes épocas viene a la Tierra; entre este ir y venir, el espíritu se vá despojando de sus maneras de ser, que tenía en el pasado; y sucede que los de la bestia, no se han despojado del todo; siguen aún siendo usureros y libertinos; tendrán que volver a vivir infinitas veces, para poder despojarse de sus extrañas sensaciones; en esta ley luchan los magnetismos de la luz con los magnetismos de las tinieblas; los miembros de la bestia son casi nulos en lo espíritual; se aferran a lo material, porque siempre buscaron lo fácil; y si hacen sacrificios, no renuncian a la excesiva materialidad; que los acerca a la animalidad; se embrutecen en un sólo presente dentro de sus propias sensaciones; la bestia del presente es la misma del pasado; son los mismos espíritus con diferentes individualidades; así a sido siempre en toda época, y así será hasta el instante mismo del divino juicio; la prueba de la vida se creó su propio yugo; porque de los mismos hombres, nació, creció, y se desarrolló la extraña bestia; lo ocurrido en la prueba de la vida, desaparece para dar lugar al Reino de Dios; es más fácil que quede reinando lo de Dios, a que queden reinando, los que le pidieron una microscópica prueba de vida; una prueba en que la criatura no era dueña de nada, ni de su propio cuerpo de carne; ni de los lugares del planeta llamados naciones; la tragedia humana provocada por la bestia, consistió en que entusiasmó a matar a millones de todas las generaciones; en el extraño mundo del oro, fué enseñado a matar por extrañas y efímeras patrias; patrias que se vuelven polvo y terminan por desaparecer de la evolución humana; la extraña defensa de tales patrias, hizo caer a la humanidad frente a los divinos Mandamientos de Dios; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que al defender su patria, no violó los divinos Mandamientos de Dios; a que pueda entrar, uno que se tomó el extraño libertinaje de violarlos; primero y por sobre todas las cosas imaginables, están los divinos Mandamientos de Dios; porque fué enseñado en forma universal, que lo de Dios, estaba por sobre todas las cosas imaginables; es más fácil que entre al Reino de Dios, uno que nó pensó en matar, cuando pensaba en su patria; a que pueda entrar, uno que cayó de pensamiento, en el extraño libertinaje de violar uno de los Mandamientos de Dios; con los divinos mandamientos se entra al Reino de los Cielos; con las extrañas leyes de las extrañas patrias, no se entra; nadie pidió a Dios, una patria que incluía la división del resto del planeta; todos pidieron por patria, a todo el planeta; lo pidieron como un todo indivisible; porque todos sabían que sólo satanás divide, para luchar contra la divina igualdad enseñada por Dios; ninguno que quiso a patria, y en tal cariño incluía el matar, ninguno de ellos volverá a entrar al Reino de los Cielos; es más fácil que entre, uno que no tuvo patria; la prueba de la vida consistía, en tener patria sin violar la divina ley de Dios; la Patria Universal que a nadie divide, se quejará en el divino juicio de Dios; esta Patria habla en sus leyes de Patria planetaria; la Patria que todos pidieron a Dios, fué traicionada por vosotros mismos; porque vosotros pedísteis una sola patria para todos; nadie pidió muchas patrias; porque nadie quiso imitar la extraña división de satanás; el camino de muchas patrias, perpetúa la extraña división en los planetas; he aquí la caída de los ciegos guías de ciegos; de los que encabezaron los más altos puestos, en el extraño mundo del oro; de los que crearon muchas patrias, y por siglos las generaciones han tenido que soportar la división; esta extraña división se paga segundo por segundo, en el llorar y crujir de dientes; la pagan en su mayor parte, los creadores y sostenedores, del extraño y desconocido capitalismo; a ellos les convenía la inmoral división porque les daba oportunidad de explotar a los demás; si no hubiese exsistido la división, no habría surgido la explotación; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que a nadie explotó; a que pueda entrar, uno que se tomó el extraño libertinaje de explotar a otros; los que a otros explotaron, se olvidaron de la divina parábola-advertencia que dice: No hagas a otro, lo que a tí, no te gustaría que te hiciesen; esta divina parábola entablará divino juicio, contra los explotadores de la prueba de la vida; porque toda parábola es viviente delante de Dios; y toda parábola habla y se expresa delante de Dios, en sus leyes de parábola; tal como un espíritu se expresa en sus leyes de espíritu; y no habrá explotador que no llore por lo que hizo en la prueba de la vida; todo explotador tendrá que devolver por molécula, lo que tan malamente se ganó; la experiencia de sí mismo, había que ganársela honradamente; todo extraño explotador, tendrá que enfrentar a la divina honradez en el divino juicio de Dios; ellos como todo el mundo de la prueba, pidieron la honradez porque no la conocían; la honradez fué desvirtuada por el libre albedrío de muchos; esto se llama en el Reino de los Cielos, Atropello Filosófico; cada una de las 318 virtudes del pensar humano, es una filosofía con derechos propios; tal como el espíritu exige sus derechos; es más fácil que entren al Reino de los Cielos, los que no atropellaron a la filosofía de sus propias sensaciones; a que puedan entrar, los que se atropellaron así mismos; en las jerarquías solares se respetan en grado infinito, todas las filosofías de la luz; lo filosófico es para ellos el destino mismo; por lo filosófico ellos llegaron a ser grandes en el Reino de los Cielos; la materia y el espíritu se vuelven filosofías vivientes en sus respectivas leyes; el Reino de los Cielos está lleno de tales filosofías; constituídas en universos, galaxias, cosmos e infinitos sistemas desconocidos para el hombre; el todo sobre el todo de las propias sensaciones de sí mismo, forman universos sin límites, en la divina creación del Padre Jehova; de verdad os digo, que nadie debió haberse dado indebida importancia, en la prueba de la vida; porque lo que fué y lo que es cada uno, ya estaba materializado en otras infinitas criaturas; los que injustamente se dieron una indebida importancia, no entrarán al Reino de los Cielos; en la television solar, todo el que se dió una extraña importancia, la verá él mismo; cuando su aúrea se ampliada ó agrandada en número infinito; porque cada idea y cada sensación que cada uno generó en la prueba de la vida, se volverá colores en la television solar; cada idea y cada sensación, poseen colores; exsisten colores de la luz y colores de las tinieblas; cada uno generó colores de la luz, cuando generó ideas buenas; ideas que contenían la moral de los divinos Mandamientos del Padre; y cada uno generó colores de las tinieblas, cuando generó ideas malas; ideas inmorales que no contenían la moral de Dios; el divino juicio de Dios, será una infinita interpretación de colores vivientes; tales colores son llamados fluídos en el Reino de los Cielos; tales colores siempre os han acompañado durante la vida; siempre a sido así desde el principio del mundo y así será por siempre jamás; los colores de vuestros fluídos, salieron de vosotros mismos; y vosotros salísteis del mismo punto original de tales colores; en otras palabras, hicísteis divinas alianzas con los colores de la naturaleza; de lo contrario no conoceríais el color; ni en forma exterior ni en forma interior; ni ninguna boca hablaría de color alguno; los colores de vuestros fluídos, se juzjarán por moléculas y por segundos; porque toda acción mental, incluía a ambos; toda sensación que ocurrió en cada individualidad, hizo uso de espacio, tiempo y filosofía; lo molecular se hizo realidad en cada acto humano; lo molecular de las sensaciones no es de incumbencia de la ciencia humana; porque esta ciencia es microscópica en poder; frente a lo que ocurre en lo invisible, es nula; tenía que ser la ley divina la que diera la luz, porque así estaba escrito; es la divina añadidura de Dios, en la obra humana; lo que los hombres no sabían, lo explica la luz de Dios; al hombre no le fué dado el saberlo todo; porque nadie lo sabe todo; sólo el Padre lo sabe todo; en las jerarquías solares ellos os ven las áureas y a través de ellas, os estudian; las aúreas humanas son proyectadas en gigantescas pantallas de television solar; vuestro fluído a sido siempre investigado y analizado, en gigantescas naves del espacio; a distancias sencillamente pavorosas, os estudian sin que vosotros os déis cuenta; sin que vuestro libre albedrío sea perturbado; en estas naves que todo lo saben, después de Dios, se proyectan grandes acuerdos para con los planetas de pruebas; y todo divino acuerdo que ocurre dentro de tales naves, son consultados los Reinos de los Cielos; porque todo acuerdo de las leyes de la luz, debe quedar escrito en el Reino de Dios; lo que no queda escrito, no es del Reino de los Cielos; y se le llama extraño al Reino; es así que todas vuestras violaciones a la ley de Dios, no son del Reino; son extrañas al Reino; y mientras persistáis en el mal, séris llamados extraños; y todo extraño es un desheredado del Reino; de verdad os digo, que para poder entrar al Reino de los Cielos, no deberéis tener ni una molécula de pecado; porque nadie pidió pecar a Dios; lo que se pide al Eterno, se cumple hasta en su última molécula; siempre a sido así en la Casa de Jehova; y de verdad os digo, que desde que el mundo es mundo, nadie a logrado entrar al Reino de los Cielos; ninguno de los llamados adultos, ninguno a entrado; sólo los niños de hasta doce años de edad, han entrado; porque fué escrito que de los niños era el Reino de los Cielos; no era para los que les fué divinamente anunciado, un divino Juicio Final; el que no lo pensó así, no entra al Reino de los Cielos.-

ALFA Y OMEGA.-

Nº 3350

 

CONSTRUCCIÓN DE LOS PLATILLOS VOLADORES… CONT.-

En la Construcción de un Platillo Volador, participan Padres Solares de infinitas Jerarquías Solares.- En las infinitas jerarquías de los Padres Solares, ellos están diseminados por todo el Universo; es una de las familias más infinitas que exsisten; sus historias galácticas a todos fascinan; y todos rivalizan amorosamente en demostrar que se posee, la mayor antiguidad después de Dios; nunca se han puesto de acuerdo, de quien es el más antiguo, después del divino Padre Jehova; esta divina polémica lo es sobre todo, en los hijos primogénitos del Padre; jamás podrán llegar a un divino acuerdo; porque en todos los instantes de la eternidad, nacen infinitos hijos primogénitos; y en todo instante se conocen nuevos y desconocidos hijos primogénitos del Padre; esto constituye uno de los más grandes misterios de Dios; su divina grandeza incomparable, se debe a que no tiene ni principio ni fín; las jerarquías solares primogénitas representan entre todas las demás, lo mayor que exsiste después del divino Padre Jehova; todos aspiran a llegar a ser, un Primogénito Solar en la eternidad; el divino Padre Jehova designa a los que serán hijos primogénitos; sólo Él conoce el divino mérito de cada uno de sus hijos; tal como conoce de memoria, el nombre de cada cuerpo celeste del Universo; de los que estuvieron, están y de los que estarán; cada jerarquía solar del Universo, reconocen en todo hijo primogénito, al mismo poder de Dios; es por esto es que fué escrito: Lo que es de Dios, es también del Hijo; y lo que es del Hijo, es de Dios; el Padre y el hijo representan una misma sensación viviente, conservando sus libres albedríos; es el comunismo celestial entre Padre e Hijo; es la divina individualidad que siempre se impone en los planetas del Universo; donde está el Padre, está también el Hijo; donde está el Hijo está el Padre; Padre e Hijo unifican lo que otros dividieron; esto significa la más grande de las revoluciones, de que se tenga memoria; cuando el Hijo Primogénito pide reencarnar como cualquier otro mortal, tal exsistencia pasa inadvertida para el resto; en infinitos seres reencarnó el Hijo de Dios; es por eso que Él os dijo: Estaré con vosotros, hasta la consumación de los siglos; porque nada es imposible para el Hijo de Dios; Él posee un divino libre albedrío de pedir exsistencias al Padre, tal como lo poseéis vosotros; el Hijo de Dios encarnó en la generación actual; está de nuevo entre vosotros; y no le habéis reconocido, porque aún su divino Rostro no brilla como un sol; es un brillo físico que nace de menor a mayor; nace de lo invisible a lo visible; tal como es el brote de una semilla; esta ley solar, la sabíais vosotros hijos del mundo; porque en el Reino de los Cielos, se os enseñaron muchas leyes y cosas que no conocíais; de verdad os digo, que todos pedísteis y prometísteis a Dios, reconocer a su Hijo Primogénito en la prueba de la vida, antes que su divino Rostro brillara como un sol de infinita sabiduría; las pruebas son las pruebas; los que cayeron en esta prueba en algún lugar de la Tierra, ya se darán cuenta de ello; y cuando se den cuenta con lágrimas en los ojos, el mundo les llamará: Los que tenían ojos y no veían; porque siendo los primeros en escuchar al Hijo Primogénito, cayeron en una extraña indiferencia; estos ingratos son los primeros en el llorar y crujir de dientes; porque fueron primeros en pasar la experiencia; y serán los primeros de entre las masas, en reconocer sus errores; sucedió en ellos una extraña sorpresa; fueron sorprendidos en el extraño dormir de la prueba de la vida; en las jerarquías solares saben de esta extraña sorpresa; en muchos planetas de pruebas a ocurrido y siempre ocurrirá; y es más que seguro que ocurra, en los planetas que se olvidaron de que lo de Dios, estaba por sobre todas las cosas imaginables; y los que fueron sorprendidos, ya lo habían hecho en otras exsistencias; mayormente será el llorar y crujir de dientes de ellos; porque verán sus actuaciones del pasado, en la television solar; todo cuanto se fué en el pasado, todo se verá  en esta fascinante television; en las jerarquías solares sus propios principios nacen de lo que ellos mismos hicieron en su pasado; son ellos producto viviente de sus propias obras; porque cada uno edifica su propio cielo en sí mismo; en ellos lo geométrico fué producto de sus propias ideas; el libre albedrío se expandió a través de las muchas exsistencias; ellos se moldearon así mismos, al pedir vivir un libre albedrío, en cada exsistencia; según de como se usó el libre albedrío, así es también el crecimiento y desarrollo de la carne, instante por instante; exsiste en esta ley, una realidad incierta para el espíritu en prueba de vida; nadie sabe que es lo que le sucederá al instante siguiente; es la prueba de la vida, instante por instante; es el Reino del futuro de cada uno; porque ese instante le representa a cada uno, una futura vida de luz ó de tiniebla; según como pensó en el instante dado; cada instante que pasa se denomirá un punto celestial ó punto de luz; el puntaje celestial incluye todos los instantes vividos; es la suma total; este instante que tiene el valor de una vida futura, el divino Padre Jehova, le dá el valor de un segundo; por lo tanto en el divino juicio de Dios, todos tienen que saberse de memoria lo siguiente: Un segundo vivido = a un punto celestial que puede ser de luz ó tinieblas = a una futura forma de vida = a una entrada ó salida del Reino de los Cielos; se dirá una futura entrada, cuando el instante vivido fué de luz; y se dirá una salida del Reino de los Cielos, cuando el instante vivido fué de tinieblas; la salida del Reino de los Cielos, equivale a ser echado fuera del Reino; porque es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que en un segundo de vida, pensó en forma elevada; a que pueda entrar, uno que en el mismo lapso de tiempo, pensó en forma inmoral; esto enseña que la divina justicia de Dios es igualitaria tanto para la luz como para las tinieblas; los puntajes de luz y de tinieblas, poseen grados de sensación; tales grados de sensación también se miden y se juzjan; ambos puntajes los de la luz y los de las tinieblas, se combinan en alianzas, buscando lo mejor para el espíritu; esta ley del puntaje celestial, todos la verán en la futura television solar; y ello ocurrirá dentro de las balanzas de fuego materializado; será un divino espectáculo del que nadie tuvo ni la menor idea, dentro de la respectiva creencia; es la divina sorpresa intelectual de Dios; sorpresa que le fué anunciada al mundo de la prueba, a través de las Sagradas Escrituras; todo el que experimente tal sorpresa, tendrá  una dificultad más en su contra, para poder entrar al Reino de los Cielos; porque es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que no cayó en esta extraña sorpresa; a que pueda entrar, uno que cayó; la prueba de la vida consistía, en no dejarse sorprender; porque así lo habían prometido todos, en el Reino de Dios; esta extraña sorpresa en la que cayeron casi todos, se debe al extraño sistema de vida, que les tocó vivir; es por ello que casi todos los que vivieron durante el reinano del mundo del oro, maldecirán a su propio sistema de vida, en el llorar y crujir de dientes; porque si no lo hubiesen conocido, todos entrarían al Reino de los Cielos; he aquí el más grande de los desengaños, entre los desengaños; he aquí un odio contra algo que quisieran arrancárselo y nadie podrá; porque cada costumbre y cada manera de ser, se vuelve puntaje instante por instante; el llorar y crujir de dientes lo crea el llamado capitalismo; fuente originaria de toda caída y corrupción del espíritu; satanás sorprendió a todos; pues satanás tomó la forma de capitalismo; tomó la extraña forma de un extraño sistema de vida, desconocido en el Reino de los Cielos; satanás estaba en todo lo desigual que representaba este extraño sistema de vida; la abolición del llamado capitalismo, debió de haber ocurrido hace ya muchos siglos; los humanos se durmieron con respecto a los derechos, que ellos mismos pidieron en el Reino de los Cielos; nadie pidió ser explotado en ninguna forma imaginable ni nadie pidió ser esclavo de nadie; los que se dejaron explotar se durmieron en la prueba de la vida; es por ellos es que fué escrito: Todo espíritu duerme; este extraño dormir, que no debió haber ocurrido, se descuenta por segundos; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que no se durmió con respecto a los derechos, que pidió en el Reino de los Cielos; a que pueda entrar, uno que se dejó sorprender, por tan extraño sueño; en las jerarquías solares ellos saben de los sueños planetarios; y saben de lo carísimo que cuesta el dormirse, cuando se piden pruebas a Dios; el extraño dormir cuesta la nó entrada al Reino de los Cielos; es lo que le sucederá a este mundo de pruebas; este doloroso suceso le fué anunciado como el llorar y crujir de dientes; sólo los niños están seguros de entrar al Reino; porque ellos son bienaventurados; no exsisten otros; en las jerarquías solares se saben sus divinas obligaciones para con los bienaventurados; porque en la futura Era de los Cielos Abiertos, los platillos voladores entrarán y saldrán de la Tierra, en todo instante; y todo ojo los verá; ellos llevarán a millones de niños, a pasear por la galaxia; porque el supremo premio de todo bienaventurado, incluye el infinito; ni ellos saben el límite de su premio; millones de los llamados adultos, llorarán de impotencia al no poder ellos viajar en las naves plateadas; porque es más fácil que viaje un niño, en estas gloriosas naves; a que pueda viajar un llamado adulto; el niño con su inocencia no violó la ley; los llamados adultos sí que la violaron; todo lo que ha de acontecer, siempre serán los niños los primeros; porque ellos heredarán la nueva Tierra; una Tierra que por obra y gracia del Espíritu Santo, será  un Paraíso; en este paraíso no se conocerá el egoísmo ni el pecado; tal a como estaba acostumbrada la criatura de la prueba de la vida; el llamado pecado tiene su fín en el instante mismo del divino juicio; porque escrito fué que: Esta Tierra de pecadores pasará al olvido; y que nuevo Mundo ó nuevo Reino viene; los que lo creyeron, quedan; los que nó creyeron, no quedan; porque es más fácil que sea premiado, uno que creyó, aún no viendo; a que lo sea, uno que nó creyó; la creencia siempre triunfa; porque todo lo imaginable exsiste en Dios; la incredulidad siempre pierde porque se impone un extraño límite; y todo el que se impone límites, no entra al Reino de los Cielos; ninguno de los que se empequeñecieron por su propia voluntad, ninguno vuelve a entrar al Reino de los Cielos; es más fácil que entren, los que engrandecieron lo de Dios, en sí mismos; en sus propias creencias; todo incrédulo empequeñeció a su propio puntaje de luz; la incredulidad divide todo mérito ganado; porque la incredulidad no la pidió nadie; porque todos sabían en el Reino, que la incredulidad allí no exsiste; puesto que todo lo imaginable exsiste en el Reino de Dios; los que empequeñecieron a Dios, se empequeñecieron también ellos; si de ellos salió una sensación de pequeñez, pequeñez como premio reciben; si de ellos salió una grandeza, reciben premio grande; en el divino juicio de Dios, se recibe según la sensación que se generó; cual más cual menos, todos se dividieron en lo que habrían de recibir; en las jerarquías solares, ellos no empequeñecen a Dios; porque ellos saben lo que les espera, a los que le ponen límites a Dios; ellos saben desde tiempos remotísimos, la divina ley del puntaje celestial; saben la ley del todo sobre el todo; saben que tanto la materia como el espíritu, se vuelven una misma cosa en lo que a premio se refiere; todo planeta de pruebas, en algo cae; la Tierra siendo uno de ellos, cayó por el uso de un extraño y desconocido sistema de vida, que ninguno de los que lo vivieron, ninguno lo pidió a Dios; porque nada injusto se pide a Dios; en las jerarquías solares se estudia en todo instante, la caída que tuvo la jerarquía humana; y la consideran una extraña caída; extraña, porque ni en el Reino de los Cielos, la conocen; ellos se entristecen sobremanera, porque cada idea generada, salida de cada uno, y que tenía la extraña influencia del extraño capitalismo, pasa a engrosar el poder de satanás; porque de la invisible idea, nace un futuro planeta; el llamado capitalismo, instante por instante, engrandece el poder de satanás; porque instante por instante, aporta con planetas para las tinieblas; y mientras exsista la bestia en el mundo, ocurrirá ello; esto es sólo satanás divide; el extraño sistema de vida, surgido de las extrañas leyes del oro, no creó solamente futuros planetas de la luz; sino, que también planetas de tinieblas; el extraño sistema de vida ideado por los hombres, no tuvo la habilidad de excluír el mal; porque partió de un concepto erróneo de la posesión; tuvo por desgracia un punto de partida egoísta; y este egoísmo invadió a toda idea en todo tiempo; el egoísmo se volvió calculador en toda expresión humana; y en todo instante los que generaban ideas, se dividieron; el drama humano se hizo hereditario; la bestia que representa a los más influenciados por el oro, los dividió a todos; y todos aportan mentalmente, planetas a las tinieblas; si la bestia no exsistiese, nadie aportaría planetas a las tinieblas; porque habría surgido un sistema de vida más amoroso; el drama humano vá  más allá  del llorar y crujir de dientes; éste ocurre en un presente; los planetas generados en el reinado de la bestia, incluyen infinitos futuros presentes; que son otros tantos llorares y crujires de dientes; porque en cada idea que se generó, iba la extraña semilla de la bestia; semilla que por la ley de la expansión, llegará a ser planeta; en todo instante esta ley se cumple, desde los doce años de edad; los niños generan planetas de inocencias; sus ideas son microscópicos reinos; la bestia en todo instante los corrompe con su extraño complejo de la posesión del oro; todo llamado adulto que corrompió a la inocencia, se expondrá a la ira de Jehova-Padre; muchos les inculcan desde pequeños, el comercio; sabiendo que ningún comerciante entra al Reino de los Cielos; los tales tendrán divino juicio por corromper a los inocentes de Dios; a los corruptores de niños, más les valdría no haber nacido; en las jerarquías solares, ellos al separar las ideas de la luz, de las ideas de las tinieblas, separan también las ideas de los niños; el fruto de los bienaventurados; un fruto que dará  lugar a futuros mundos de inocencia; ó a futuros mundos de la fantasía viviente; la ideas de los adultos, dan lugar a los más variados mundos; en que se expanden entrelazados el bién y el mal; todo depende según como se pensaba, en el instante de generar una idea; es la sensación lo que cuenta; pues es la sensación la que queda impregnada en la idea; el que no piensa, no genera ideas; nada gana; ni bién ni mal; en las jerarquías solares ellos hacen uso de infinitas maneras de expresarse; entre las cuales se cuentan la de generar ideas; cada cual posee su propio medio de expresión; todo depende de la evolución alcanzada; los hay que ningún gesto hacen; y sin embargo, están creando en forma colosal; el mundo de la prueba los verá en la television solar, del Hijo Primogénito; esta television a todos deslumbrará; porque en ella se ven todas las maravillas imaginables; es la television universal, la que enlaza a todos los cuerpos celestes del Universo; y junto con ellos, los acontecimientos que en ellos ocurrieron; todos los actos de la prueba de la vida, se ven en ella; esta television no tiene límites; siendo de la potestad del Hijo de Dios, el darle el tamaño deseado; en las jerarquías solares, cada cual posee su propio poder para materializar televisiones; las hay en todas las dimensiones imaginables; en ellos el divino Verbo crea lo que ellos conocieron, en infinitos planetas del pasado; planetas en que ellos vivieron y conocieron formas de vida que no conocían; tal como la criatura humana vive y experimenta en la Tierra; en ellos cuenta la experiencia de lo que no conocían; porque sólo la experiencia de lo vivido, es lo que dá  puntaje de luz; la abundancia ó riqueza, nada dá; es más fácil que entren al Reino de los Cielos, los que nada tuvieron en la Tierra, pero que tenían experiencia ganada; a que puedan entrar, los que fueron ricos ó los que disfrutaron de una extraña y dudosa abundancia; ¿Por qué extraña y dudosa abundancia, divino Padre Jehova? Se dice dudosa y extraña abundancia, porque los mismos que la disfrutaron, habían pedido a Dios, vivir en igualdad, en el lejano planeta de pruebas Tierra; tal como lo pidió la humanidad entera; lo que no se pide pero que se cumple en determinado planeta, se le llama extraño y desconocido; es así que la desigualdad vivida por la mayor parte de la humanidad, no es ley del Reino de los Cielos; nadie la pidió en el Reino de Dios; tal desigualdad fué impuesta en la Tierra, por los creadores de un extraño y desconocido sistema de vida; el principio elegido en este extraño sistema de vida, fué el egoísmo; el desequilibrio inicial en este extraño sistema de vida, fué el poseer más, de lo que podría poseer otro; este extraño desequilibrio se perpetuó por herencia; los demonios de la ambición se fueron entregando la extraña abundancia, de padre a hijo, como un algo legalizado; y resulta que ninguna de las llamadas herencias, ninguna es legal en el Reino de los Cielos; porque nadie lo pidió; y no se pidió, porque las llamadas herencias no se conocen en el Reino de los Cielos; y es más fácil que entren al Reino de los Cielos, los que en los lejanos planetas de pruebas, conocieron y vivieron, influencias que eran del Reino; a que puedan entrar, los que vivieron y conocieron, extrañas costumbres y herencias; en el Reino de los Cielos exsiste el conocimiento de como crear cosas; la extraña riqueza, por la que tanto muchos suspiran, no se conoce en el Reino de Dios; a este extraño fenómeno se le llama Extraño Complejo de Posesión; y es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que no fué acomplejado en la prueba de la vida; a que pueda entrar, uno que lo fué; contra los extraños complejos, había que oponer resistencia mental; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que opuso resistencia mental a la riqueza ilegal de la Tierra; a que pueda entrar, uno que se dejó influenciar por ella; la resistencia mental a los extraños complejos, es puntaje de luz ganado; éste se denomina: Puntaje de Luz de Resistencia Mental; y los que lo practicaron en la prueba de la vida, se ganaron tantos puntos de luz, como fué el número de segundos, del tiempo en que duró la resistencia mental; todo premio de luz, se concede por segundos; tal como se concede el puntaje de tinieblas; la resistencia mental al mal, debió de haberse cultivado toda la vida; el que lo hizo, debe calcular y sumar, todos los segundos de su vida; el que no practicó la resistencia mental, nada ganó; es más fácil que gane puntaje de luz, uno que se preocupó tan sólo un segundo en la prueba de la vida; a que gane, uno que ni se preocupó siquiera un segundo; es el premio a lo mínimo; como también exsiste el premio a lo máximo; en las jerarquías solares se estudian los complejos humanos; y todo complejo se considera como una imperfección, dentro de la evolución; los complejos poseen jerarquías de complejos; tal como las virtudes poseen jerarquías de virtudes; el complejo de la riqueza, es uno de los mayores, dentro de la evolución humana; este extraño complejo es la madre de muchos otros; porque dentro de la caída que representa, provoca otras caídas en el espíritu; porque lo corrompe; tal como se corrompió la bestia del extraño capitalismo; la riqueza sobrepasa el control de sí mismo; porque muchos llegan a matar por poseer oro; la llamada riqueza es una extraña sensación, que nadie pidió a Dios; la prueba de la vida consistía en no llegar a ser un rico; porque se había advertido en el divino Evangelio de Dios, de que ningún rico entraría al Reino de los Cielos; ni ninguno entrará; las divinas advertencias venidas del Reino de los Cielos había que tomarlas en cuenta, en la prueba de la vida; porque es más fácil que encuentre consideración en el divino juicio de Dios, uno que fué considerado para con lo divino; el desconsiderado encontrará desconsideración en el Juicio Final; es así que todo rico encontrará indiferencia en el Hijo de Dios; he aquí a los más grandes desgraciados ó infelices en el llorar y crujir de dientes; porque el que todo lo tuvo en la prueba de la vida, nada tendrá en el llorar y crujir de dientes; porque todo les será quitado; porque lo que se disfrutó a costillas de leyes desiguales, todo se devuelve hasta en su última molécula; la razón de ello es que nadie pidió lo desigual a Dios; nadie le pidió la injusticia, ni individual ni colectivamente; es por esto que más valía ser pobre que rico en la prueba de la vida; porque el que vivió necesitado, se le hartará; el que vivió en dudosa y extraña abundancia, se le quitará; los llamados ricos que sufran esta verguenza, no podrán quejarse de que fueron advertidos por siglos de anticipación; una cosa es recibir aviso y otra cosa es no recibirlo; los que fueron ricos, envidiarán a los que fueron pobres; el necesitado siempre gana en los divinos juicios de Dios; el necesitado y el sufrido, están más cerca de su divino amor; el llamado rico está más lejos; y habrá época en que la palabra riqueza, desaparecerá de la Tierra; en aquélla generación, ninguna criatura pensante, se acordará de tan extraño complejo de posesión; porque estará reinando la maravillosa psicología de la igualdad planetaria; lo contenido en el divino Evangelio de Dios, siempre queda triunfante en los planetas de pruebas; porque es más fácil que sea premiado, uno que disfrutó de abundancia, dentro de leyes igualitarias; a que lo sea, uno que disfrutó, dentro de leyes desiguales; porque el primero imitó aunque en forma imperfecta, a la divina igualdad del Reino de los Cielos; y la más microscópica imitación a lo del Reino, es infinitamente premiado en el Reino de Dios; los que se sintieron felices, dentro de la extraña influencia de lo desigual, estuvieron equivocados, instante por instante; ellos disfrutaron de una extraña felicidad, desconocida en el Reino de los Cielos; porque en el Reino del Padre, sólo se conoce la divina felicidad, que en sus leyes de felicidad, incluye a la divina igualdad de Dios; no exsiste otra clase de felicidad; las muchas é infinitas clases de felicidades, están sujetas a las injusticias é imperfecciones de los planetas; la prueba de la vida consistía en imitar a la felicidad del Reino de los Cielos… hasta donde se pudiera; más, el egoísmo que caracterizó a los creadores del extraño capitalismo, hizo imposible esta imitación; el que no fuera posible, lo pagan los creadores del extraño mundo del oro; los que fueron obligados a vivir la desdicha, nada pagan; la prueba de la vida consistía en que todos fueran felices por igual; porque nadie pidió ser menos en la felicidad, en el Reino de los Cielos; los que fueron felices porque eran ricos, los tales tendrán un divino juicio dentro del juicio mismo; porque en vez de engrandecerse en la extraña riqueza, debieron de luchar y abogar por la felicidad de los demás; más, el oro produce extraño amor, en los que se dejan influenciar por el; un extraño límite a la fraternidad surge en la mente de los ricos; ciertamente que todo llamado rico, tendrá un divino juicio de parte de la fraternidad, a la que desvirtuó por poseer en sí mismo, un extraño complejo de posesión; y no sólo la divina fraternidad, les entablará juicio; sino, que todas las virtudes de sus propios pensares; porque a todas limitaron, con sus extraños complejos; de verdad os digo, que todas las virtudes que cada cual pidió en el Reino de los Cielos, esperaban de vosotros, una psicología igualitaria; que es la psicología más justa que exsiste; porque es la divina psicología del Reino de los Cielos; y todo lo que es del Reino, es justo y amoroso; lo contrario a lo igualitario, son los egoísmos individuales, alimentados por un extraño libertinaje; que en la Tierra le llaman libertad; en las jerarquías solares, se asombran de como a la verdadera libertad, se le degeneró con el extraño libertinaje; la verdadera libertad la que todos pidieron a Dios, fué una libertad con leyes igualitarias; la misma que reina en el Reino del Padre; la más perfecta de todas; Divino Padre Jehova, ¿Cuál es el orígen del libertinaje? El libertinaje que exsiste en tu planeta Tierra, tiene por causa la exsistencia misma de la bestia; a la bestia del capitalismo le convenía el libertinaje; porque el libertinaje le propagaba su comercio; a la bestia nunca le convenía la disciplina de la generación; y mucho menos la maravillosa disciplina, que sale de la igualdad; he aquí la ceguera de los que fueron guías de naciones, durante el extraño reinado de la bestia; los tales le hicieron el juego inmoral a la bestia; porque perpetuaron la desigualdad y la división y el libertinaje, que tanto le convenía a la bestia; la extraña ceguera de los llamados presidentes, reyes y dictadores de naciones, la pagan ellos mismos; y de verdad os digo, que ninguno de la generación, ninguno los defenderá en el divino juicio de Dios; porque ellos fueron uno de los mayores culpables, del llorar y crujir de dientes, que se cierne sobre el mundo de la prueba; de ellos dependía unificar al planeta; si cada uno de ellos se dió cuenta, que era impotente para tal grandioso logro, ellos debieron haber renunciado a sus altos puestos; para darle cabida a otros, mayormente capacitados; si los tales no renunciaron, sabiendo de su propio fracaso, ellos mismos hicieron que sus juicios, fueran más dolorosos; porque el mundo de la prueba, pedirá al Hijo de Dios, la ley de la maldición para ellos; de verdad os digo, que los más poderosos y los más influyentes, serán los primeros en el llorar y crujir de dientes; esto también fué advertido con siglos de anticipación; escrito fué: Todo grande y poderoso, será avergonzado; y todo humilde será ensalzado; en las jerarquías solares, estudian a los que fueron los llamados gobernantes de las llamadas naciones; y ellos se llenan de verguenza cuando ven que ningún gobernante de la Tierra, ninguno engrandece lo del Padre Jehova; ven que todos ellos están materializados en un presente efímero; nada hablan a los pueblos, de las divinas Escrituras de Dios; ven que guardan un extraño silencio para con lo de Dios; y se llenan de pena porque saben que para tales ingratos, el destino les tiene también reservados, extraños silencios en el llorar y crujir de dientes; en las jerarquías solares se preguntan del porqué, en la Tierra, no gobiernan los trabajadores; porque en todos los planetas con criaturas pensantes, sé dá preferencia a la divina filosofía del Padre; se dá preferencia al trabajo, como filosofía única y planetaria; porque lo de Dios no es el militarismo, ni fascismo, ni nada que sea ajeno al Reino de los Cielos; sólo el trabajo con sus infinitas especialidades, es lo de Dios; porque el Creador no se destruye así mismo; satanás se destruye así mismo; y es más fácil que quede reinando en la Tierra, el poder de los trabajadores, a que queden aquéllas filosofías que destruyen su creación; las que destruyen a mis hijos, se llamarán extrañas filosofías de las tinieblas; se dice extrañas, porque no son del Reino de los Cielos; en el Reino de Dios, nadie se dá la contra; porque allí todo es infinita armonía; el Hijo Primogénito separará de entre las masas de seres, a los que sirvieron a la extraña fuerza de los que no le sirvieron; separará a los extraños de los auténticos hijos de Dios; todo lo que hizo y todo lo que creó la bestia, será llamado Extraño por el Hijo de Dios; y es más fácil que sea premiado en el divino juicio de Dios, uno que no fué extraño al divino mandato; a que lo sea, uno que lo fué; los que no sirvieron a la fuerza, durante la prueba de la vida, están más cerca del Hijo de Dios; y los que le sirvieron, están más lejos; y es más fácil que tenga posibilidades de visitar el Reino de los Cielos, los que más cerca estuvieron del Hijo Primogénito; mientras mayores fueron los pecados y los yerros, más se aleja el espíritu del Reino de los Cielos; mientras más soberbio se fué en la prueba de la vida, más lejos de Dios, se ubica el espíritu; si en la prueba de la vida exsistieron millones de seres, exsistieron también, millones de obras; exsisten por lo tanto, millones de ubicaciones, con respecto a la distancia exsistente entre el planeta de pruebas y el Reino de los Cielos; sólo los niños de hasta doce años de edad, tienen ganado el Reino de los Cielos; ellos son los únicos bienaventurados que exsisten en la Tierra; no exsisten otros; en las jerarquías solares, a los niños les tienen reservados, las mejores naves plateadas; porque todo bienaventurado recibe siempre lo mejor; los niños serán los primeros en salir de la Tierra en viaje a los lejanos soles; ninguno de ellos, querrá quedarse en la Tierra; la divina ley del bienaventurado, todo lo puede; y habrá millones de padres y de madres, que se avergonzarán ante sus hijos bienaventurados; es un tremendo complejo de la criatura pecadora; y en medio del llorar y crujir de dientes, millones de hijos bienaventurados, abandonarán a sus padres; porque al tener ellos un divino juicio pendiente, el divino veredicto les dará nuevo destino; y los destinos ocurrirán a través de los platillos voladores; tal como ocurrió muchas veces en el mundo antiguo; el rebaño de la prueba se dispersa por el Cosmos, para que en la Tierra, se dé lugar al nuevo Reino; y en ese supremo instante, deben estar los que deben estar; porque nueva cimiente viene al mundo que empieza a nacer; es el instante supremo en que el mundo de los que perecían ó se podrían, se vá; es el ocaso de un mundo; y el nacimiento de otro; nace el mundo de los niños-genios; niños con carne eterna; porque en ellos estará el divino sello del Hijo Primogénito; en este nuevo mundo, la ley de la resurrección de la carne, será ley normal; un mundo en que nadie muere; en esos tiempos supremos, para el destino de cada uno, el Cielo se abrirá, dando lugar a las más maravillosas escenas; es la nueva Era de los Cielos Abiertos; se repite la historia, tal como fué al principio del mundo; en tiempos de Adán y Eva, exsistían los cielos abiertos; es por esto que en la historia bíblicas, hay tantas apariciones de seres celestiales; y durante la prueba de la vida, siguieron exsistiendo apariciones; y lo seguirán hasta el instante mismo del divino Juicio Final; en la ley de las apariciones, intervino el libre albedrío de cada; unos pidieron apariciones y otros no pidieron; en ambos casos se desconocía la sensación; muchos en su libre albedrío, pidieron visiones individuales y otros visiones colectivas; los que las pidieron en forma individual, sólo ellos las ven; y los que las pidieron en forma colectiva, ven las visiones en compañía de otros; y es más fácil que entren al Reino de los Cielos, los que en sus experiencias de visiones, creyeron que ellas contenían algún mensaje; a que puedan entrar, los que no lo creyeron; desde el momento que el Universo de Dios es Viviente, todo lo imaginable contiene mensaje; materia y espíritu, se expresan en alguna forma, dentro de sus respectivas leyes; la visión hablará en el divino juicio, en sus leyes de visión; tal como hablará el espíritu, en sus leyes de espíritu; y los que no creyeron en el mensaje que contenían sus propias visiones, se expondrán a un divino juicio, de parte de las visiones vivientes; y es más fácil que entre al Reino, uno que no tuvo quejas de sus visiones, en el divino Juicio Final; igual ley se cumplen con los sueños; los sueños fueron pedidos como un algo desconocido; y el que nó creyó en que sus sueños contenían algún mensaje, se expondrán a tener un divino juicio, de parte de sus propios sueños; los sueños hablarán en el divino juicio de Dios, en sus leyes de sueño; y es más fácil que entren al Reino de los Cielos, los que respetaron sus sueños, que ellos mismos pidieron en el Reino de los Cielos; a que puedan entrar, los que fueron indiferentes ó los que se burlaron de su propia experiencia; en cualquier caso de la psicología pensante, el indiferente y el burlesco, siempre pierden; en las jerarquías solares, ellos también sueñan; esto es cuando ellos piden y se imponen pruebas; ellos tienen el divino poder, de penetrar en los sueños, de criaturas de menor jerarquía evolutiva; sin afectar el libre albedrío, del que sueña; y no sólo penetran en los sueños, sino que en todos los acontecimientos que ocurren en lo invisible; son penetrativos de dimensiones microscópicas; y las juzjan según sus poderes solares; la materia viviente es visitada por infinitas jerarquías, sin que las criaturas que están en prueba de vida, se den cuenta; en la Tierra sucede que cuando se llegan a dar cuenta, al fenómeno le llaman milagro ó en caso peor, lo vinculan con el demonio; los que cayeron en tan extraña interpretación, de un fenómeno que ningún daño les hizo, los tales tienen divino juicio; a estos ignorantes no se les perdonará ni una molécula en el llorar y crujir de dientes; es más fácil que sea perdonado, uno que fué respetuoso para con lo desconocido; en las burlas hacia lo que no se conocía, el llamado mundo cristiano, estuvo a la cabeza; este extraño mundo, se dió una extraña espíritualidad, desconocida en el Reino de los Cielos; era una espíritualidad con excesiva influencia de lo material; excesivamente ilusionados en lo material, vivieron los llamados cristianos; es más fácil que entren al Reino de los Cielos, los que cultivaron una espíritualidad equilibrada, en la prueba de la vida; a que puedan entrar, los que cultivaron una espíritualidad que los desequilibró; la espíritualidad del llamado mundo cristiano, será  llamada extraña espiritualidad, por el Hijo de Dios; y es más fácil que entren al Reino de los Cielos, los que no fueron llamados extraños, por el Hijo Primogénito; a que entren, los que lo fueron; ningún llamado cristiano, entrará al Reino de los Cielos; es más fácil que entre, uno que no lo fué; es por esto es que fué escrito: Y habrá llorar y crujir de dientes; porque este extraño mundo, sirvió a dos señores; quiso servir al Dios Viviente, sin renunciar a servir al dios del materialismo; y escrito fué, que no se puede servir a dos señores; para servir en forma perfecta a Dios, había que ser perfecto en sí mismo; más, el extraño sistema de vida injusto que se dieron los hombres, era incompatible para toda posible perfección; la extraña psicología de lo injusto, desequilibró las aspiraciones de toda perfección imaginable; la criatura fué obligada a emplear gran parte de su tiempo, en ganarse el sustento; surgió la extraña oportunidad condicionada y subordinada, a necesidades artificiales; a extrañas necesidades creadas intencionalmente; porque la bestia no quiso extenderse hacia la igualdad; los que crearon este extraño mundo, con necesidades intencionadas, lo pagan por moléculas y por segundos; porque ni ellos pidieron, ni hacer sufrir a nadie, ni en una molécula siquiera; esta caída de la bestia y sus seguidores, es una de las más extrañas entre todas las violaciones, provocadas a la ley de la luz; tan extraña es, que siglos más adelante, se la discutirá entre los niños-genios, del nuevo Reino; en las jerarquías solares de los platillos voladores, a la bestia del mundo de la prueba, se la estudia y se la analiza, como un ente de las tinieblas; porque la bestia no es del Reino de la luz; los mayormente influenciados por el oro, no son del Reino de los Cielos; son extraños al Reino; y como extraños serán juzjados por el Hijo de Dios; tal como serán juzjados, todos aquéllos que fueron indiferentes, para con la Revelación; los indiferentes para con la espíritualidad y para con la divinidad, siempre pierden; las jerarquías solares al llegar a la Tierra, leerán toda mente; tal como lo hará el Hijo de Dios; ante el asombro y el espanto de los que siempre negaron lo de Dios, las jerarquías de los platillos voladores, los llamarán por sus nombres; ellos se saben de memoria la vida de cada uno; el espanto y el terror, se dibujará en los que negaron a Dios; será el susto y el complejo de miedo, más grande de sus vidas; entre ellos estarán los que tenían ojos y no veían; es decir, los primeros que vieron los rollos telepáticos, dictados por el divino Padre Jehova; de los que habiendo visto, guardaron un extraño silencio; silencio que les cuesta la no entrada al Reino de los Cielos; porque es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que nó guardó silencio, ante lo que Dios enviaba al mundo de la prueba; a que pueda entrar, uno que lo hizo; los que guardaron extraño silencio, lo pagan ellos mismos, segundo por segundo; porque segundo por segundo, atrasaron la evolución de un planeta en prueba de vida.-

ALFA Y OMEGA.-

Nº 3351