Seleccionar página

MUCHOS DE LOS QUE PIDIERON, SER LOS PRIMEROS EN VER LA REVELACIÓN, CONFUNDIERON LO SALIDO DE DIOS, CON LO CREADO POR LOS HOMBRES; ESTOS CIEGOS Y POCO PROFUNDOS, DE LA VERDADERA ESPÍRITUALIDAD, NO SE TOMARON EL TRABAJO DE ESTUDIAR LAS CONSECUENCIAS, DE UNA REVELACIÓN QUE NO TIENE FÍN; SÓLO CUANDO VEAN QUE ÉSTA LO INVADE TODO, ENTONCES CREERÁN; MÁS, POR NO HABER CREÍDO EN EL PRIMER INSTANTE, LOS TALES NO VOLVERÁN A ENTRAR AL REINO DE LOS CIELOS; EL HABER PEDIDO SER ELLOS LOS PRIMEROS, EN VER LA REVELACIÓN, CONSTITUYE LA MÁS GRANDE PRUEBA DE SUS VIDAS; AL NO CREER EN EL PRIMER INSTANTE, ELLOS MISMOS SE CERRARON EL REINO; PORQUE TODO LO IMAGINABLE EXSISTE EN EL REINO DE LOS CIELOS.- 

Sí hijito; los primeros que no reconocieron, lo que ellos mismos, pidieron en el Reino de los Cielos, serán los primeros en el llorar y crujir de dientes; es la sorpresa intelectual; el error de los primeros, fué la de mirar la Revelación, como una obra humana más; no reconocieron el Sello de Dios; así también a ellos, no se les reconocerá cuando pidan entrar al Reino de los Cielos; ellos pidieron la prueba, de ser los primeros en ver la Revelación; el Reino de los Cielos cumplió con el pedido; ellos no cumplieron; quien calla ante lo enviado por el Reino de los Cielos, no vuelve a entrar al Reino; he aquí a los primeros protagonistas, de la divina parábola, que por siglos fué como una advertencia, para no dejarse sorprender, por lo que vendría de parte del Reino de los Cielos: Y vendrá la verdad, como ladrón de noche; he aquí a los primeros que fueron sorprendidos por la sorpresa misma; esto enseña a todo el mundo, lo que sucede cuando a las criaturas, se las influye con extrañas formas de fé; los que no reconocieron a la Revelación, estaban influenciados por una forma de fé, que incluía la división mental, tratándose de un mismo y único Dios; el no ponerse de acuerdo durante toda una vida, por lograr un concepto igualitario de un mismo Dios, los condujo a la tragedia de no volver a entrar al Reino de los Cielos; este desacuerdo a todos influyó y todos los influenciados, no vuelven a entrar al Reino de los Cielos; he aquí la extraña obra de la roca religiosa; la extraña forma de fé, salida del libre albedrío humano, que incluyó la confusión y la desarmonía para sus propios seguidores; he aquí la cegera de la roca; fueron tan duros y egoístas en su forma de fé, que el divino Padre Jehova los comparó con la dureza de la roca; roca significa egoísmo mental, en el Reino de los Cielos; el creerse que la propia fé es única, es convertirse en roca mental; los tales están a un paso del fanatismo; el fanatismo se detiene en un razonamiento, y su autor se limita así mismo; toda llamada religión se limitó así mismo; este límite voluntario es una de las causas de que el fruto religioso se divida; los religiosos del mundo, tienen que responder ante el Hijo Primogénito, en base a que causa, inventaron la extraña forma de fé, llamada religión; el divino Evangelio del Padre Jehova, no enseña tal cosa; porque el divino Evangelio a nadie divide ni con nadie comercia; muy al contrario; el divino Evangelio del Padre Jehova, advierte y avisa de que ningún comerciante, vuelve a entrar al Reino de los Cielos; ciertamente que los primeros que negaron, maldecirán a la extraña influencia de la roca; porque si no exsistiese la roca religiosa, el mundo de la fé no estaría dividido; y el llamado mundo cristiano, tendría mejor chance de volver a entrar al Reino de los Cielos; porque nada dividido vuelve a entrar al Reino; toda división mental, es una imitación a satanás; que en tiempos remotísimos le dividió los ángeles al divino Padre Jehova; es por ello es que fué escrito: Sólo satanás divide y se divide así mismo; quiere decir que toda división mental, habla delante de Dios, en su ley de división; tal como habla toda la creación; los llamados religiosos no tuvieron la habilidad mental, de mantener unificado al mundo de la prueba, en un concepto único é igualitario de un sólo Dios nomas; sus inteligencias no pudieron concebir la grandeza infinita de Dios; fueron nulos en la verdadera espíritualidad; la verdadera espíritualidad unifica; la falsa espíritualidad divide y perpetúa la confusión; esta extraña confusión para con lo de Dios, nadie la pidió en el Reino de los Cielos; nada injusto se pide a Dios, los culpables de tan extraña confusión, pagan ellos mismos, tan extraña obra; los que más hablaron de Dios, en la prueba de la vida, son los mayores culpables del mundo; porque no sólo defendieron a un sólo señor; sino, que a muchos señores; entre otros al señor del comercio, al señor de la idolatría, al señor de la división, al señor de la adoración material y a los señores ricos; con tan extraña conducta, es imposible servir al verdadero Dios; los llamados religiosos nunca tuvieron la verdadera humildad para hacerse llamar servidores de Dios; porque ellos no constituyen los más sufridos, de entre los sufridos; la verdadera humildad no necesita de la adoración material para expresarse; muy al contrario; la extraña adoración material, al dividir el fruto, divide también a la humildad y a todas las demás virtudes del pensar humano.-

Alfa y Omega. El Cordero de Dios

Sí hijito; el dibujo celeste enseña que todo mundo salió de una misma ley y de un mismo lugar del cosmos; esto fué dicho cuando se dijo: Todo salió de un sólo Dios nomás; los planetas a medida que van desapareciendo por vejez planetaria, van dejando su herencia en el Libro de la Vida; también conocido como la Television Solar del Macrocosmo, llamado Reino de los Cielos; la herencia se transmite por las mismas ideas, que generó un espíritu, que vivió en determinado mundo, aunque éste haya desaparecido; porque de la más invisible idea, surge un planeta; porque todo lo imaginable del Universo viviente de Dios, brota y se expande sin cesar jamás; todo planeta fué idea y toda idea salió de un planeta; porque la criatura que generó la idea, vivía en determinado planeta; esta ley creadora fué anunciada en el divino Evangelio del Padre Jehova; escrito fué: Cada uno se hace su propio cielo; es decir, que es todo un universo el que todos poseen; en que cada idea generada en la prueba de la vida, equivale a un planeta microscópico; si la criatura generó ideas que incluían la inmoralidad, la misma se creó un futuro planeta-infierno; pues la maldad tal como la bondad, son magnetismos expansivos; si la criatura generó ideas, que incluían la moral del Padre, tal criatura creó futuros planetas-paraísos; todos tienen la herencia creadora del Creador; el divino Padre Jehova crea en forma colosal; y sus hijos en forma microscópica; lo de arriba es igual a lo de abajo; toda herencia salida del Padre Jehova, se expresa por jerarquías infinitas; en que cada mundo ó sol del Universo, representa una jerarquía galáctica; es la sucesión eterna de jerarquías; el Universo Expansivo Pensante posee su eternidad propia; de las propias criaturas nace siempre una eternidad; y la más microscópica unidad de la eternidad, lo constituye la idea misma; la idea es como un grano de mostaza ó de cualquier elemento; nace, crece y se expande en otras criaturas; los mundos llevan a otros mundos, sus costumbres y leyendas; y el que practica costumbres ó lee leyendas, éstas se convierten en ideas; y éstas a su vez, en microscópicos planetas; esta Revelación explica por vez primera, una de las infinitas características, del infinito de Dios; el que de las ideas nazcan futuros colosales planetas; es sólo una de sus infinitas formas de crear; lo de Dios no tiene límite en nada imaginable; es por eso que se enseñó que Dios es infinito; el que engrandeció lo de Dios, en su propio pensar, jamás nunca debió de haberle puesto límite alguno a su infinito; ni una molécula siquiera; los que limitaron a su propio Dios, no verán a su Dios; porque basta negarle y no se le vé; escrito fué para advertencia del mundo de la prueba, que Jehova Dios era muy celoso en sus leyes; si hasta los celos, fueron creados por Él; he aquí que toda negación a lo de Dios, también niega al espíritu negador; porque toda negación mental, habla en sus leyes de negación, delante del Creador; toda negación a lo de Dios, por microscópica que ésta sea, provoca siempre un llorar y crujir de dientes, en los espíritus negadores; esto es infinitamente inevitable, debido a que todo lo que exsiste, lo creó el Padre; lo conocido y lo desconocido; ninguna criatura del Universo, jamás nunca a tenido la razón en sus negaciones; porque todo lo imaginable exsiste en Dios; la negación mental al infinito poder de Dios, es siempre una tragedia para los que piden pruebas de vida; y que en tales pruebas, piden el olvido del pasado, que no conocen; no conocen la sensación de vivir en algún lejano planeta, lo que siempre habían conocido de nombre en el Reino de los Cielos; en el Reino los espíritus ven y escuchan las experiencias, de otros espíritus que pidieron experiencias en algún lejano mundo; y los espíritus se entusiasman y piden pasar las mismas experiencias, que los otros pasaron.-

ALFA Y OMEGA.-