Seleccionar página

LA TRINIDAD HIJO SE REVELA POR LA TRINIDAD PADRE; LO QUE HACE EL HIJO, LO HACE EL PADRE; CONSERVANDO AMBOS SUS LIBRES ALBEDRÍOS; EL COMUNISMO ESPÍRITUAL NACE DE LA TRINIDAD PADRE A TRINIDAD HIJO.- 

Sí hijito; la Trinidad es la Revelación hecha Conocimiento; todo conocimiento es una Trinidad; cada mente es una microscópica réplica de los colosales soles; lo de arriba es igual a lo de abajo; el concepto Trinidad por primera vez es dado a conocer al mundo; porque así lo pidió el mundo; la Trinidad es el conocimiento de todos los soles del universo; la Trinidad fué dada a conocer al mundo, en los apóstoles; y se le representó en lenguas de fuego; lo que se tradujo en infinito conocimiento para los apóstoles; la Trinidad solar está subordinada al Dios viviente; al Padre Jehova; la Trinidad Padre se expresa por Trinidad Hijo; lo que es del Padre, es del Hijo; he aquí el comunismo celestial entre Padre é Hijo; las virtudes del espíritu hacen una sola voluntad; la voluntad del Padre; porque Trinidad Hijo reconoce al Creador de todas las cosas; la Trinidad se manifiesta en todos los mundos; en todas las evoluciones planetarias; sus formas de manifestación son tan infinitas como el universo mismo; la Trinidad es tan expansiva, como el mismo universo; a medida que nacen mundos y se generan ideas, allí está naciendo una Trinidad; exsisten tantas trinidades, como vuestra mente pueda imaginar; todas las trinidades son telepáticas; un divino medio de comunicación entre Trinidad Hijo y Trinidad Padre; he aquí se levanta un misterio para el conocimiento humano; he aquí como fueron recibidas las doctrinas vivientes del pasado; he aquí una suprema prueba que pidió el mundo; porque muchos dudaron y aún dudan, de la divinidad de las Escrituras; de verdad os digo, que ningún dudoso de las Escrituras del Padre, entrará al Reino de los Cielos; nadie pidió al Padre dudar de Él, en los lejanos mundos; la Trinidad fué un concepto que llegó a este mundo, por intuición hablada; muchas leyes y leyendas, han venido a este mundo, por la misma intuición viviente de los seres; todo conocimiento ó leyenda que conduce al bién, es del Padre; sólo el bién proviene de Dios; y el bién salido del Padre, se manifiesta de muchas formas; porque lo del Padre no tiene límites en nada; de verdad os digo que todos aquéllos que juzjaron un conocimiento sin antes haberlo estudiado, nó entrarán al Reino de los Cielos; porque nadie pidió al Padre, correr el riesgo de condenar a inocencia alguna; todos pidieron buscar y encontrar; la Trinidad está en vosotros; cada virtud, molécula, célula, cabello, poro, son moradas de la trinidad; quien negó la Trinidad, negó algo de la que nada sabía; porque a nadie le fué dado saberlo antes del tiempo; la Trinidad es infinita en explicar la creación universal del Padre; porque nada en el Padre tiene fín; de verdad os digo, que la Trinidad y el Cordero de Dios, son una misma cosa; el conocimiento telepático es una comunicación permanente entre el Hijo Primogénito y los lejanos soles; el Padre Jehova controla y guía a los soles primogénitos, cuando se revelan en los mundos; de verdad os digo, que este mundo se apasionará ante una Escritura que no tiene fín; que explica que es lo que sucede en lejanas gálaxias; lugares infinitos en que jamás lo presenciarán los ojos humanos; toda Trinidad Hijo vé el universo en colores; y todo cuanto vé será escrito; porque así lo pedísteis vosotros en el Reino de los Cielos; pedísteis conocer el como fueron hechas todas las cosas.-

Alfa y Omega. El Cordero de Dios

Sí hijito; es así como tú lo ves; este dibujo celeste enseña que la Trinidad Padre es fuego; y de su fuego han salido los mundos y soles del universo; Así es divino Padre Jehova; te veo inmenso; no tienes fin; y veo que los soles del universo son como microscópicas motitas delante de tí; Así es hijito; son las infinitas dimensiones de la materia; el Padre tiene el poder de achicarse y agrandarse en grado que no tiene límites; se achica al grado de hacerse invisible y se agranda al grado de no verse; se vuelve el infinito mismo; este divino poder del Padre, significa que el Creador está en todas partes; y se manifiesta también de infinitas maneras; hay mundos que lo ven y mundos que no lo ven; más, todo mundo lo conoce por sus Escrituras; porque toda morada planetaria lo pidió al hacer las divinas alianzas entre materia y espíritu; porque nadie es desheredado en el universo; la Trinidad Padre revela al mundo, la Trinidad Madre; porque todo el universo tuvo una madre; que participó en la creación de toda molécula y toda virtud; muchos la han negado; más, el que la negó, negó su entrada al Reino de los Cielos; sin madre nadie conocería la vida; el nuevo concepto de la Trinidad que se extenderá al conocimiento de las futuras generaciones es: La Trinidad Padre una persona; la Trinidad Madre otra persona; la Trinidad Hijo otra persona; tres personas en una Trinidad; infinitos hijos en su Trinidad, y un sólo Dios nomás; la Trinidad será la base de la moral en las futuras generaciones; este mundo ni discutió qué era la Trinidad en la prueba de la vida; porque fué un mundo que vivió ilusionado en el poder del dinero; el oro le entretuvo, mientras que los segundos de vida se escurrían, alejándolo del Reino de los Cielos; porque basta pensar tan sólo un segundo ó menos, en pensamientos ajenos a lo que se prometió en el Reino, y nó se entra al Reino de los Cielos; este mundo no cumplió lo que prometió al Padre en el Reino de los Cielos; porque nadie se sabe de memoria sus Escrituras por sobre todas las cosas; he aquí la caída intelectual de este mundo, que pidió ser probado; he aquí un llorar y crujir de dientes por no hacer en la vida, lo que se prometió en el Reino de los Cielos; de verdad os digo, que toda Trinidad es viviente; y posee libre albedrío tal como la posee vuestro espíritu; y todo el que no estudió en la vida en qué consistía su Trinidad, será acusado delante del Padre, por su propia Trinidad; porque al ser vosotros creados, conversásteis con vuestra Trinidad y con todas vuestras virtudes; esta divina conversación la conocísteis como el Arca de las Alianzas; que significa materialización de los hechos en el Reino de los Cielos; la Trinidad en virtud de su libre albedrío, puede abandonar a un espíritu, que también le abandonó en la Tierra; porque lo de arriba es igual a lo de abajo; así como se obró en la Tierra, es la respuesta que se encuentra en el Reino de los Cielos; la Trinidad siendo infinita acompaña al espíritu por infinitas exsistencias; cuando el espíritu pide al Padre nacer de nuevo en algún lejano planeta; de verdad os digo, que siendo vuestro Creador fuego viviente, vosotros también lo sóis en grado microscópico; la electricidad que sentís en vuestro cuerpo físico, es una parte del fuego del Padre; vuestra trinidad terrenal equivale a una trillonésima de trillonésima de trilIonésima parte de una trillonésima de molécula de fuego del Padre Jehova; esta divina equivalencia es infinitamente expansiva a medida que los espíritus van naciendo de nuevo; a medida que el espíritu vá conociendo nuevas exsistencias, vá variando la cualidad y la calidad de sus trinidades; esta variación no tiene fín; y es lo que corresponde también, a la sal de la vida; al conocimiento que se aprende en cada exsistencia; todo esto, trinidad y sal de la vida, que es a la vez vuestro conocimiento, está formado por todas las ideas físicas que generásteis en la vida; el conjunto de todas vuestras ideas, forman un conglomerado de galáxias de colores; los mismos colores que vuestros ojos vieron en la naturaleza terrestre; lo que vuestros ojos vieron abajo en el planeta, también se ven arriba, en el Reino de los Cielos; hay vida arriba y hay vida abajo; lo de arriba es igual a lo de abajo; esta realidad os fué momentáneamente borrada de vuestra memoria; porque pedísteis vivir por un instante, la vida humana; la vida humana aunque sea de muchos años, es solo un instante para el tiempo que conocísteis en el Reino de los Cielos; el tiempo del Reino es un tiempo celestial; un segundo de tiempo celeste equivale a un siglo terrestre; y allí lo invisible y lo microscópico de vuestro mundo, se vuelve gigantesco; ciertamente que las dimensiones exsisten; su número no tiene fín; porque nada en el Padre lo tiene; para el Creador del universo, hace sólo un instante que se creó vuestro planeta Tierra; de verdad os digo, que toda trinidad; toda sal de vida; todo conocimiento; toda idea, llega a constituirse con el correr del tiempo eterno, en un brillante sol; y dentro de los soles, llegar a ser un sol primogénito; más, la perfección eterna no termina allí; porque las cualidades y las calidades no tienen fín; así como vosotros en la Tierra, calificáis el conocimiento; así también lo califica el Padre; lo de arriba es igual a lo de abajo; todo el conocimiento de todas las criaturas de todos los mundos, poseen su calificación en jerarquías celestes; las infinitas jerarquías constituyen universos; la gran familia galáctica es una divina realidad viviente; así como vosotros estáis constituídos en familias terrenales, fuera de vuestra Tierra exsisten familias celestiales, familias solares; he aquí una divina Revelación en la intención salida del Padre, ante los hechos ocurridos en este mundo; la última cena de mi Hijo Primogénito Solar Cristo con sus apóstoles; quise representar en ello, a la gran familia celestial ó familia universal; en esta última cena, hubieron diversas individualidades; que por ser humildes, eran grandes en jerarquía en el Reino de los Cielos; porque todo apóstol que conoció a mi Hijo Primogénito, fué un Padre Solar de microscópica jerarquía; de verdad os digo, que la última cena significa muchas leyes en el Padre; porque el Padre siempre se vale de los humildes, para explicar lo grande; lo eterno; el infinito; la última cena representa el comunismo en los alimentos; allí ningún alimento fué comerciado; es más fácil que entre al Reino de los Cielos, uno que no comió alimento comerciado, a uno que lo comió; todas las moléculas de todo alimento, se vuelve viviente delante del Padre; y acusa a todo espíritu que le comió, sabiendo el espíritu que fué su alimento comprado; esto se debe a que antes de salir vosotros del Reino de los Cielos, nadie prometió comerciar con nadie; ni con la materia ni con el espíritu; el dinero y el comercio, no se conocen en el Reino de los Cielos; y lo que no es del Reino, nó entra al Reino; el dinero y el comercio son extraños en el Reino; porque son filosofías egoístas; y el egoísmo es desconocido en el Reino de los Cielos; he aquí el llorar y crujir de dientes de los que fueron comerciantes de las necesidades de otros; porque ninguno de ellos entrará al Reino de los Cielos; de verdad os digo, que este mundo debió haber creado un sistema de vida, que hubiera representado tan sólo a la moral del Padre, enseñada en sus Escrituras; porque toda esta humanidad prometió al Padre, imitarlo en lo más mínimo y por sobre todas las cosas; si los que os dieron el sistema de vida basado en el oro, nó lo hubieran hecho, todos vosotros entraríais al Reino de los Cielos; porque la moral viviente nó tendría quejas contra ningún espíritu; porque todo espíritu habría vivido en este mundo, según la moral del Padre; y no según la moral del dinero; he aquí el divino significado de la parábola que dice: No se puede servir a dos señores; no se puede servir a dos filosofías; y decir que se está sirviendo a una; la divina moral del Padre es una; la del dinero es otra; servir a dos clases de moral, es servir a la luz y a las tinieblas; es dividirse entre la luz y las tinieblas; y todo espíritu dividido en la divina justicia del Padre, nó entra al Reino de los Cielos; es por ello que se os dijo en las Escrituras: Sólo satanás divide y se divide a sí mismo; el llamado dinero es satanás; el que divide al que se sirve de él; y los que se sirven de él, se dividen también así mismo; porque por el dinero, conocen los vicios y las inmoralidades; que más le valdría no haber conocido el dinero; porque basta haberlo visto, y no se entra al Reino de los Cielos; porque los ojos acusarían al espíritu de un atropello a las divinas alianzas; fuera de vuestra voluntad, todo lo que sóis sólo les interesa el cumplimiento de la ley del Padre; por causa de espíritus ambiciosos conocísteis lo que jamás debísteis haber conocido; porque por haberlo conocido, ninguno de vosotros entrará al Reino de los Cielos; he aquí que la ira de un mundo, caerá sobre los que lo engañaron; el terrible despertar a la realidad, después de haber estado ilusionado; porque el dinero os ilusionó y os alejó del verdadero camino que debísteis haber emprendido en la vida; este camino debió de haberse iniciado muchos siglos atrás; el camino erróneo lo recibísteis por herencia; de padre a hijo; vuestros antepasados hicieron de las costumbres ilegales, costumbres legales; ciertamente que la ceguera espíritual, comenzó muchos siglos atrás; ningún antepasado vuestro, a entrado al Reino de los Cielos; ni vosotros que sóis sus herederos; he aquí, la herencia de satanás; una maldita herencia; puesto que por causa de ella, nó entraréis al Reino de los Cielos; he aquí la más grande de las ignorancias de vuestros antepasados; nada sabían de la verdadera humildad; si lo hubiesen sabido, este mundo tendría otro destino en la justicia del Padre; el concepto erróneo que los antepasados tuvieron de la verdadera humildad, lo demuestra el hecho de que nunca dejaron que los humildes gobernaran este mundo; sabiendo por las Escrituras del Padre, que sólo los humildes de corazón, entran al Reino de los Cielos; y siendo así, nó confiaron en ellos; acusados fueron los antepasados vuestros, de desconfiar de los preferidos del Padre; aún maldicen sus propios egoísmos; porque por cada criatura humilde de todas las generaciones, debieron sumar todos los poros y células de carne; deben purgar en trillones y trillones de exsistencias fuera del Reino de los Cielos, la violación de un instante; igual ley deberán cumplir los actuales vivos de este mundo; las leyes del Padre son las mismas, en las mismas circunstancias; son sus criaturas las que varían por sí mismos, sus propios destinos; porque en la cualidad y la calidad de la vida que pedísteis probar, se incluía un libre albedrío expansivo y variante en todos los instantes de todas las unidades de tiempos individuales.- 

ALFA y OMEGA.-